Horarios de Publicacion

**Horario sujeto a Cambios** Miercoles: Los Reyes Cullen..................................... Jueves: Odio x Amor..... Sabado: Sorpresas de la Vida y Ones-Shots...................... ¡DISFRUTENLO!

Administradoras

Mi foto
DaneFals97♥
Me llamo Daneska Fals, vivo en venezuela, valencia, tengo 13 años, signo leo, cumplo en 8 de el 8 (agosto) soy muy loca y rara segun mis amigos (ojo no soy anti-social sino lo contrario) pues yo prefiero leer a ver tv, dormir en ves de salir y cosas así que no van dentro de lo comun! XD.. adoro pasar tiempo con mis amigos y familiares. estar en la compu, leer y escribir, me fascina sobremanera cuando me llega una rafaga de inspiracion (mucha de ella basada en Edward o Jake XD..) gracias por visitarme y estar un rato en mi loka compañia! =)
Ver todo mi perfil

A través del Océano

A través del Océano

Ella Marca La Diferencia

Ella Marca La Diferencia

Los reyes Cullen

Los reyes Cullen

ODIO X AMOR

ODIO X AMOR

Sorpresas de la Vida

Sorpresas de la Vida

Comentarios Recientes

Crédito

Gracias a el blog "Brndhuu Gallery" por el fabuloso diseño =)
lunes, 16 de agosto de 2010

A través del Oceano

Disclaimer: Todos los personajes pertenecen a Stephanie Meyer y la historia es una Traduccion de Tatarata.




Capítulo dieciséis: conserje, por favor




Estaba esperando por ello.



Cualquier día ahora y habría una llamada. 'Estamos en el hospital', 'rompí fuente'. 'Arranque estúpido, te voy a matar si no inicias ese carro'.



Cualquiera de ellas serían buenas noticias. En la primera semana de agosto estaba más que listo para que Bella entrara en labor. Más que listo para que nuestro bebe llegue al mundo. Más que listo para ser padre.



Padre.



Siempre que pienso en ese término inmediatamente pienso en mi propio padre. Realmente, él es la única persona a la que puedo imaginar en el rol. Hizo un trabajo tan espectacular como el mío, que no podía ver a nadie más que encajara en el trabajo, especialmente yo. Y, en unos pocos días, o semanas, habría una pequeña persona respetándome. Yo sería su padre.



La gran sonrisa estaba dispersa a través de mi cara antes que me diera cuenta.



Y, por supuesto, una vez me di cuenta, también noté que estaba parado en el medio de la oficina, papeles y un café caliente en mi mano mientras miraba perdidamente el espacio, soñando despierto sobre el día que estaba esperando viniera pronto.



"Em, ¿Sr. Cullen?" Tanya, mi recepcionista, preguntó suavemente. "¿Está usted bien, señor?" Salté y bajé mi mirada hacia ella, completamente confundido. ¿Por qué estaba ella en mi fantasía de una vida en familia?.



"Oh, si, muy bien," respondí, sonriendo débilmente. "Sólo pensando, eso es todo." Tanya me sonrió burlonamente.



"No se preocupe, señor," dijo. "Estoy segura que no falta mucho hasta que esté camino al hospital y tomando vacaciones." Sonreí. Había una buena razón por la que había contratado a Tanya. Poniendo de lado el hecho de que Jessica era una idiota y completamente incompetente, y que Tanya había sido contratado sólo para que yo pudiera despedir a Jess, Tanya era una buena trabajadora y estaba probando ser una buena amiga.



"Hola, Edward," gorjeó Jessica, inclinándose sobre su escritorio y moviendo despacio sus párpados hacia mi. Arrugué mi nariz y retrocedí un poquito. Tanya me rodó sus ojos y se giró de regreso al computador, adyacente al de la Srta. Stanley. ¿Cuándo iba a tener el coraje para despedir la chica?



"Hola Jessica," mascullé y caminé dentro de mi oficina. Me senté y comencé a trabajar concentrado, reprogramando una reuniones y recibiendo llamadas de Jasper y el Sr. Michaels. Emmett acababa de dejar unas notas cuando Tanya llamó dentro de la habitación.



"Edward, hay alguien aquí para verte," su voz vino aburrida desde el altavoz.



"Hazlo entrar," dije, no quitando mi vista de las hojas que había recibido.



"Dije que podía, pero Jessica lo está haciendo físicamente imposible. Lo cual probablemente no es una buena idea ya que su visitante está increíblemente embarazada y luciendo un anillo de compromiso bastante encantador." Mi humor se levantó por completo y prácticamente me lancé a través del cuarto, tirando abierta la puerta y saliendo hacia la oficina.



"Escucha estúpida imbécil plástica. Me voy a casar con el chico, y tu no," Bella llevó su mano izquierda hacia su cara. "Ahora estoy muy hormonal y muy enojada y definitivamente es una buena idea dejarme ver a Edward." Sonreí mientras escuchaba a Jessica morder su goma y cambiar su peso, sacando un lado de la cadera mientras descansaba sus manos en ella. Tanya se rió con disimulo y sacudió su cabeza, dando clic en el computador.



"Mire, señora," comenzó Jessica en esa molesta voz. Se que Bella me vio, pero aparentemente también estaba interesada en como avergonzar a Jessica. "¿Usted cree que es la primera persona en entrar fresca y tratar de reclamar a este chico? He estado tratando de obtener su atención por meses, y créeme, no va a estar interesado en su trasero embarazado." Oppsss. No debería haber ido allí.



Hábilmente caminé alrededor de Jessica y le sonreí triunfante a Bella, envolví mis brazos alrededor suyo y me incliné, besándola porque si. Mientras me alejaba le di una amplia sonrisa y ella me devolvió el favor, su sonrisa iluminó el cuarto. Aparté los flecos de sus ojos y la besé de manera inocente antes de girar mi cara hacia mis secretarias.



"Jessica, me gustaría que conocieras a mi prometida, Bella," dije felizmente. La sonrisa de Jessica cayó y su cara se empalideció mientras le daba la espalda. "Estoy muy complacido de verte," le dije a Bella. "Incluso si es inesperadamente."



Ella sonrió. "No había estado aquí antes, y pensé que debería venir antes de traer al bebe algún día." Ambos nos reímos y sus ojos revisaron el cuarto. Se presentó a si misma ante Tanya mientras Jessica trataba de dar la idea que estaba trabajando, sentándose y levantando el teléfono.



Bella se veía adorable. Estaba usando un vestido azul de verano que, me avergüenzo de decir, atrajo mis ojos a su pecho, pero flotaba por su gran vientre. Llevaba un suéter beige tejido, con las mangas subidas y un par de zapatos planos. Sostuvo mi mano y se recostó en mi hombro, su anillo titilando sobre su dedo.



"¿Quieres ir a almorzar conmigo?" preguntó discretamente, sonriendo deslumbrante y levantando la mirada cansada hacia mi. "Si no estás muy ocupado… o si tenías almuerzo, está bien. Puedo ir a casa."



"¡No!" exclamé. "Me encantaría salir contigo. Será como esas citas que nunca tuvimos." Bella se rió y se paró en las puntitas de sus zapatos para besarme. "Simplemente correré a mi oficina y sacaré las llaves del carro, ¿vale?" Ella asintió y sostuvo su vientre. Tanya le sonrió y se giró hacia ella, viéndose como si estuviera lista para empezar una conversación. Jessica agarró algunos papeles y se paró de su silla. Sonreí, caminando hacia mi puerta y rápidamente cogí las llaves de mi escritorio y bajé la tapa de mi portátil. Tan pronto como me giré oí gritos de cada una de las mujeres afuera, e hice muecas, pensando en lo que Jessica había hecho.



"¡EDWARD!" Gritó Bella. Rápidamente troté a mi puerta y salí, pero lo que vi fue lo que menos estaba esperando. La parte de adelante del vestido de Bella estaba mojado, y estaba agarrando la parte baja de su estómago, la tela arrugada en su mano mientras se sujetaba sobre el escritorio. Tanya estaba parada detrás de ella, una mano en su boca pero sonriendo, mientras que Jessica se veía como si estuviera metida un alboroto. Fue entonces cuando noté el agua sobre el piso y sobre los zapatos de Jessica.



"¡MIRE LO QUE HIZO!" gritó Jessica señalando sus pies. "¡ARRUINÓ completamente mis zapatos, Sr. Cullen, lo hizo a propósito!" No creí que fuera posible alcanzar este nivel de rabia, pero lo hice. Pisé duro hacia mi Bella y la estúpida Jessica.



"¡Su fuente se rompió, idiota!" Grité. "Eso es líquido amniótico, no agua que te tiró, ¡madura!" Y entonces actué de una manera muy inmadura y tiré los papeles en sus manos en su cara. "Estás despedida." Siseé mientras su cara se arrugaba y rompía en sollozos, pisoteando hacia abajo del pasillo.



"Si, ¿puede enviarnos un conserje, por favor? Piso doce. Y alguien que limpie el camino hasta el parqueadero, por favor." Alcé la vista hacia Tanya al teléfono, tenía una amplia sonrisa, claramente entretenida por lo que había pasado y feliz por lo que estaba pasando.



"¿Estás bien?" le pregunté a Bella suavemente, sosteniéndola fuerte.



"Si, simplemente llévame al hospital, por favor," me rogó mientras sus dedos se enterraban en mi brazo y hacía muecas. El teléfono a mi lado había estado sonando por algún tiempo, sacándome de quicio.



"¿Hola?" grité impaciente.



"¡Edward!" murmuró Rose. "N lo vas a creer, ¡me voy a casar! ¡Emmett me lo propuso!"



"Hah, yo gano, ¡estoy tiendo un bebe!" le solté antes de colgar. "Tanya, cuando la Srta. Hale vuelva a llamar, ¿puedes explicarle, por favor, a donde vamos? Gracias." Sostuve a Bella mientras nos comenzamos a mover rápidamente hacia el elevador.



"¡Felicitaciones!" Gritó Tanya.



"¡Gracias!" respondimos ambos. Bella estaba respirando tal como nos habían enseñado, y de vez en cuando se congelaba cuando estaba teniendo una contracción, estaba tan emocionado, ni siquiera podía hablar. Todos nos miraban curiosos mientras yo me apuraba hasta el carro y lo parqueaba para que Bella se trepara.



Estoy bastante seguro que conduje más rápido que nunca antes para lograrlo, y Dios debió haber sonriéndome –alguien debió haber estado haciéndolo- pues no me encontré ni un solo policia. Alice y Jasper estaban esperándonos fuera, milagrosamente, sosteniendo una silla de ruedas. Alice sostenía su propio vientre y balanceaba sus pies mientras Jasper sonreía bastante todo el tiempo que ayudaba a Bella a salir del carro.



Dios, el resto fue simplemente un torbellino. Antes que lo supiera ella se había cambiado a una bata del hospital y movido a su propio cuarto, luego sacada de allí hacia la sala de parto. Estaba emocionado, estaba asustado. No sería mucho tiempo, x minutos antes que fuera el padre de una persona real. Un papá. Todo estaba a punto de cambiar. Ahora.



"Edward" jadeó Bella en medio de una contracción. "Por favor, quédate por mi cabeza, ¿vale?" Le sonreí y limpié el cabello de su frente sudorosa. Asentí y ella agarró mi mano de nuevo conforme contenía el aliento y pujaba. Fue así por unos minutos, teniendo más y más progreso a medida que avanzábamos.



"Sólo uno más, Bella," le dijo el doctor, sólo sus ojos eran visibles por todo el material del hospital. Bella comenzó a pujar, y fue en ese momento que mi maravilloso amigo Emmett decidió entrar, sólo para congelarse inmediatamente en su camino, sus ojos bien abiertos. Como puedes imaginar, tenía una vista diferente de la que yo tenía.



"Oh…" masculló, respirando profundamente y temblando, antes de desmayarse justo enfrente mío. Me reí, no pude evitarlo, y Bella paró y se rió también, ambos risas mezclándose con el llanto de un bebe. A penas noté a Jasper arrastrando a Emmett del cuarto mientras Bella se relajaba en las almohadas y yo seguía a las enfermeras quienes estaban limpiando mi bebe.



"Bueno ustedes dos," llamó el Doctor O'Relly. "Se que han estado peleando sobre esto, pero me temo que Bella gana. Han tenido una pequeña niña." Me congelé, una niña. Mi pequeña niña. Bella suspiró detrás de mi, y sentí q mi corazón se hinchaba con tanto gozo cuando se giraron para poner el bulto en mis brazos, una pequeñita gorra puesta sobre una pequeña cara rosada.



Dios mío.



Estoy seguro que me veía como un idiota. Estaba sonriendo más amplio que nunca, mis mejillas herían. Rocé mi dedo contra sus diminutas mejillas, viendo su boca mientras movía sus labios, los pequeñísimos movimientos tan dulces para alguien tan pequeño. Esta era una personita de la que yo me haría cargo. Ella sería mi pequeña princesa y yo me aseguraría de ser su caballero con la brillante armadura. Seguro, cuando se tratara de alardear del trabajo de tus padres, puede que elija el de Bella. Yo lo haría, Pero yo le enseñaría como tocar el piano, le enseñaría como jugar béisbol. Le enseñaría como usar la gramática correcta y ella sería la manzana en mi ojo, ella iluminaría mi día. Tenía a las dos mujeres más hermosas en el mundo, todas para mí sólo.



Bella me estaba sonriendo con cariño con los párpados pesados, sus cabellos aún estaban regados sobre la almohada. Le sonreí, incapaz de evitar que el infeccioso sentimiento se esparciera por toda mi cara. Me senté sobre la cama al lado de Bella y cuidadosamente le pasé la diminuta y durmiente bebe. Inmediatamente sus ojos se llenaron con lágrimas mientras la miraba, poniendo la cobija lejos para ver su cara. Bella sorbió unas pocas veces, limpiando las lágrimas con la parte de atrás de su mano y luego levantó su cabeza hacia mí. Yo aún estaba sonriendo, incluso cuando me incliné para besarla.



"Dios, te amo," me dijo antes de mirar a nuestra hija. "¿Cómo la vamos a llamar?



"Marie," dije sin dudarlo. No lo admitiría, pero había estado pensando en cómo llamaría a una pequeña niña. La idea de tener una niña para mimar me atraía. Marie era el segundo nombre de Bella, el nombre de una abuela que amó mucho. Ella lloró aún más cuando lo dije.



"Marie Eme," dijo finalmente. Sonreí ampliamente.



"Ese es un nombre divertido," la tenté. Bella rodó sus ojos.



"Y qué, me gusta tu mamá, y tu escogiste el nombre de mi abuela, lo cual es increíble, y te amo, y la amo a ella. Es tan linda. ¿Puedo casarme contigo ahora?" Bella lo preguntó tan de repente que me cogió fuera de guardia, pero aún me reí entre dientes como un idiota y la besé de nuevo.



"Si, bastante pronto, por favor," dije. La enfermera escribió el nombre Marie en su certificado de nacimiento, y otra la tomó hacia el pabellón de recién nacidos mientras movían a Bella para limpiarla. Le di a mi esposa otro beso antes de dirigirme fuera a la sala de espera donde sólo encontré a Rosalie y a Emmett esperando.



"¿Dónde están los otros dos?" les pregunté con sueño. Ellos me sonrieron burlones. Emmett tenía hielo en su cabeza.



"Alice acaba de entrar en labor," me informó Rosalie, eso causó que mi quijada cayera y mis ojos se abrieran.



"¡Es prematura!" exclamé. Rosalie se encogió, pero pude ver la emoción en sus ojos por convertirse en tía.



"El doctor nos ha asegurado que estará bien, es prematura solamente un poco más de un mes, de cualquier forma. ¡Supongo que el bebe está emocionado!" Se rió entre dientes. "De todas formas, ¿cuáles son las noticias? ¿Cómo está nuestro nuevo papi?"



"Tengo una hija," les dije suavemente, sonriendo. "Su nombre es Marie Esme Cullen, es perfecta." Ellos me guiaron a donde estaban Alice y Jasper,



La vista haciéndoseme incómoda pues Alice tenía varias contracción mientras les daba las noticias, por la cuales estaban emocionados, espacialmente ante la idea de proyectar pronto la boda. No fue mucho antes que dejara que los Hales fueran llevados hacia la sala de partos.



Bella estaba dormida cuando regresé. Estaba exhausta, estaba seguro. La habían cambiado a sus pijamas favoritas, los pantalones de a cuadros rosados y una camisa mía que había modificado para caber. Cuando la besé se despertó, y le pasé las noticias de Alice antes de mandarla a que regresara a dormir.



Fui a dar una vuelta, pasando la tienda de regalos llena con rosados claros y azules, mirando los azules y preguntándome por qué había querido un hijo en primer lugar, mi pequeña niña es maravillosa. Me encontré a mi mismo caminando de regreso al cuarto de Bella, después de no se cuanto tiempo que había pasado. Parecía como si había sido una eternidad desde que habíamos llegado aquí, y ese probaba ser el punto.



Dentro del cuarto, Bella estaba durmiendo silenciosamente, y para mi gusto, Alice estaba profundamente dormida en la cama al lado de ella. Le sonreí a mi amiga, acababa de pasar por todo esto también. Noté que una diminuta cama estaba al lado de Bella, mi preciosa hijita dentro, y en una incubadora estaba el bebe de Alice, las enfermeras ocupadas revisando todo el equipo colgando alrededor de él.



"Esto es asombroso," escuché a alguien susurrar a mi lado, y me giré para encontrar a Jasper, su cabello completamente desordenado y su cara roja por llorar. Me sonrió y luego señaló hacia una enfermera poniendo un pequeño bebe en la incubadora, cerca de mi hija.



"Ese es mi hijo," me contó. Solté mi respiración. Por mucho, esta era el día más feliz de mi vida. Me giré hacia mi amigo y sonreí, dándole un cálido abrazo.



"Christopher Matthew Hale," suspiró Jasper, sonriendo a través del vidrio.



"Ese es por mucho el nombre más largo en todo el mundo," le dije bromeando, Jasper me rodó sus ojos pero se rió. Sabía que los dos nombres eran por su abuelo y el de Alice.



Mientras me paré ahí con uno de mis mejores amigos en este mundo, Mientras mirábamos a nuestros hijos, me sentí nuevo, Me sentí diferente, cambiado. Estaba listo para esto. Estaba listo para todo. Estaba ansioso, sostener ese bebe de nuevo en mis brazos, y asegurarme de que nunca jamás algo le lastimara.



"Quien sabe," dijo Jasper en un tono liviano. "Tal vez esos dos terminarán juntos un día." Empujó mi hombro suavemente y perdí mi balance. Le di una buena mirada envenenada, cruzando mis brazos.



"Mantén a tu hijo lejos de mi hija," refunfuñé, pero ambos lo olvidamos y sonreímos.

 
Awww.. estubo muy.. hermoso este Cap.. no les parece azucar y miel? amo este cap es uno de mis favoritos en esta historia y espero que tambien de ustedes.. dejen sus criticas.. ^^
Besos.. ♥

OMG! RobSten y su gran beso

Bueno chicas la verdad es que aunque ellos no han confirmado que estan juntos y tantos rumores de separación.. La verdad que ya no pueden ocultarlo más  y esta foto muestra que
Hay amor en el aire ♥...

  Que dicen ustedes??????





True Blood: Promo del episodio 3X10 “I Smell a Rat"

A tan solo 3 episodio de su final de temporada



True Blood: Episodio 3X09 "Everything Is Broken"


True Blood:Postmortem de "Jerry's Dead"...

True Blood: Inside del episodio 3X09 "Everything Is Broken"

True Blood: Entrevista a Alan Ball para "El Universal" (Mexico)

Este blog
Acceso desde aquí
иөsσ†лαs ∫εεмөs ♥
Internet
Este blog
 
 
 
 
Acceso desde aquí
 
 
 

иөsσ†лαs ∫εεмөs ♥
 
 



LOS ÁNGELES.- Desde hace casi dos décadas se ha desmitificado tanto a los vampiros que, del aspecto descuidado de Nosferatu, ahora estos seres de la noche visten ropa de diseñador. 

Han ido de la necesidad de la sangre a la del amor cursi, y a los romances con humanos. Han pasado de ser el terror de las comunidades, como sucedía en el siglo XVIII, a ser los nuevos “rockstars” del mundo de Hollywood. 

A lo anterior hay que sumarle que estos vampiros del siglo XXI tienen relaciones homosexuales, y que no son todos necesariamente caucásicos, porque también los hay afroamericanos.
 
El programa televisivo True Blood basado en la serie de libros The Southern Vampire Mysteries (Los misterios de los vampiros del sur, de Charlaine Harris), ha contribuido en gran parte a dicha desmitificación, al presentar a estos seres, ahora adorados por las masas, en un entorno más cercano al mundo real. 

Todos quieren ser chupasangre 

True Blood: Nuevo Portrait para EW

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Seguidores

Sisters

adifferentworldforgirls

Afiliame

Fanfics
Fanfics

Blog Archive