Horarios de Publicacion

**Horario sujeto a Cambios** Miercoles: Los Reyes Cullen..................................... Jueves: Odio x Amor..... Sabado: Sorpresas de la Vida y Ones-Shots...................... ¡DISFRUTENLO!

Administradoras

Mi foto
DaneFals97♥
Me llamo Daneska Fals, vivo en venezuela, valencia, tengo 13 años, signo leo, cumplo en 8 de el 8 (agosto) soy muy loca y rara segun mis amigos (ojo no soy anti-social sino lo contrario) pues yo prefiero leer a ver tv, dormir en ves de salir y cosas así que no van dentro de lo comun! XD.. adoro pasar tiempo con mis amigos y familiares. estar en la compu, leer y escribir, me fascina sobremanera cuando me llega una rafaga de inspiracion (mucha de ella basada en Edward o Jake XD..) gracias por visitarme y estar un rato en mi loka compañia! =)
Ver todo mi perfil

A través del Océano

A través del Océano

Ella Marca La Diferencia

Ella Marca La Diferencia

Los reyes Cullen

Los reyes Cullen

ODIO X AMOR

ODIO X AMOR

Sorpresas de la Vida

Sorpresas de la Vida

Comentarios Recientes

Crédito

Gracias a el blog "Brndhuu Gallery" por el fabuloso diseño =)
martes, 21 de septiembre de 2010

Ella marca la diferencia

 Disclaimer: Todos los personajes pertenecen a Stephanie Meyer y la historia es de Sorciere-Rouge



-Capitulo 13-

Ya era hora, baje las escaleras con gran lentitud, buscando serenidad en mi, cosa que era totalmente una ridiculez, estaba ansioso y nervios. Conseguí que mis pies se anclaran en el altar y a mi lado estaba Edward y el juez, un hombre regordete y mayor, quien parecía hipnotizado con los Cullen. Por primera vez me sentí encajar en el momento y en el ahora. Mire hacia las sillas donde estaban el resto de mi familia, Rosalie y Emmett aferrándose uno a otro, añorando tal vez sus propios matrimonios, una mescla de felicidad y amor, que me tranquilizaron un poco. Observe a Esme y Carlisle, este daba pequeños besos a su compañera en la palma, ellos eran los eternos novios y a la vez tan maduros para ser independientes, tal vez a eso se refería Carlisle cuando dijo que se complementaban de manera diferente a Alice y a mí.

Y ahí estaba bajando las escaleras mi hermosa Alice, parecía un ángel con aquel vestido blanco, su sonrisa deslumbro el lugar cuando llego al final de la escalera, el vestido enmarcaba su cintura y dejaba los hombros al aire, estos eran rozados por el velo largo. ¿Había visto algo más hermoso en mi vida? No, y estaba completamente seguro que nada lo iba a superar.

Carlisle tomo la mano de mi futura esposa y la acompaño hasta mí, sus ojos dorados y su sonrisa cálida me devolvió a la realidad, ella era mi realidad. Tome su mano y sentí los guantes, no podía dejar de verla.

-gracias- le susurre, sin entender en ese momento porque se escapo esa palabra de mi boca, un acto involuntario pero al pensarlo era totalmente certero, tenía tantas ganas de darle las gracias por haber aparecido en mi vida y no solo eso, tenía que agradecerle que me amara tanto como yo a ella.

El juez empezó la ceremonia pero mis ojos y mi atención están con Alice y yo no podía dejar de sonreír, pero Edward me dio un leve codazo y me despertó de la ensoñación, era el momento de entregarle el anillo para luego firmar nuestra acta de matrimonio. Con manos temblorosas tome entre mis manos los dos anillos que Edward me había entregado.

-tu marcas la diferencia Alice…-fue lo único capaz de decir, y coloque en su dedo anular los dos anillos, ella me miraba con ojos radiantes, conmovida, me incline para besarla pero el juez se aclaro la garganta y me detuve, las risas de mis familiares estallaron en el lugar, seguida por la de Alice y la mía. Alice tomo mi mano e introdujo un anillo en el dedo anular, un anillo liso sellando así nuestro compromiso ante nosotros.

-habiendo leído el acta, sobre los derechos y deberes de los conyugues, por favor firmen aquí- que lejos estaba el juez de lo que realmente era el matrimonio para mí con Alice, no era un pedazo de papel pero me dispuse a firmar, tome el bolígrafo y escribí mi nombre en el papel, Jasper Whitlock y luego Alice firmo, sentí pánico por segundos al pensar que se arrepentiría en el último momento, pero nada más ajeno a la realidad, firmo y mi cuerpo se lleno de euforia.

-con el poder del estado de Washington me otorga, los declaro marido y mujer- las palabras del juez sonaron ajenas, observe a mi Alice y la atraje junto a mí, levante el velo que cubría su rosto y la bese, nuestro primer beso de casados y de haber sido posible hubiese llorado en ese momento.

Edward se acerco a mí y me dio un abrazo energético- felicidades Jasper- dijo. Las felicitaciones siguieron por todos los Cullen y cuando por fin me acerque a mi Alice le di un beso en la mejilla- hola esposa- le dije en el oído.

-hola esposo- sonrió. Su cuerpo irradiaba felicidad.

-veo que estas feliz, aunque no tanto como yo- susurre aferrándome a su mano.

-eso ya lo veremos. Ven Edward nos tiene un regalo- y en ese momento la habitación se lleno de una dulce melodía de piano. Observe a Edward quien deslizaba sus manos en las teclas y atraje a Alice al centro de la habitación. Con una mano tome su cintura y con otra su mano.

-¿me concede una pieza esposa?-dije.

-todas las que quieras- comenzamos a bailar al compas de la canción de Edward, un regalo maravilloso debía admitir, Alice era una experta bailarina coloco su cabeza en mi pecho y susurro-gracias a ti-

La melodía termino pero Edward siguió tocando otra un tanto más movida, Emmett se nos acerco-hermano, tienes que prestarme a la novia- dijo y se dispuso a bailar con Alice, la observe reírse de algo que había dicho Emmett y fui a donde estaba Esme.

-¿quieres bailar Esme?- le ofrecí. Ella sonrió y empezamos a bailar.

-gracias Esme por ser tan buena con nosotros-vi pasar a Carlisle y a Rosalie quienes estaban dando una vuelta.

- de nada hijo. Son ustedes maravillosos, ¿Cómo no ser buena?, además se ganaron nuestro cariño- hay esta otra vez Esme con su mirada maternal.

-de todas formas debo darte las gracias, todo en esta boda es magnífico y sé que ayudaste mucho a mi Alice-

-no te preocupes Jasper, fue un placer, ahora viene una vida junto a tu esposa, pero no olvides que también junto a los Cullen- antes que pudiera seguir hablando Carlisle se nos acerco.

-¿me prestas a esta bella dama?- dijo él y empezó a bailar con Esme.

Después de unos cuantos bailes mas y observar a mi bella esposa disfrutar de nuestra boda sabía que era momento de partir, Carlisle quien abrazaba a Esme hablo ante nosotros-ya es momento que vallan a su luna de miel hijos- Emmett iba a decir algo pero Rosalie le pego en las costillas- esperamos que les gusten nuestros regalos de bodas-

-gracias por tan bella melodía Edward-dijo Alice.

-y gracias por todo lo que hicieron, por ayudarnos a preparar la boda y por sus regalos- dije.

-bueno ya, no esperen mas, vallan a su luna de miel, acá los estaremos esperando- dijo Esme. Alice me tomo de la mano y llevo hacia afuera de la casa. Un automóvil nuevo nos esperaba. Observe a los miembros de mi familia quienes nos sonreían mientras nos subíamos al automóvil, también tenía que darles las gracias, tome las llaves del auto y hice contacto, Alice se despida energéticamente por el vidrio.

Apreté el acelerador y nos introdujimos en la carretera, atrás las luces de la casa y mi familia.

-te amo Alice- me puse un poco nervioso cuando se lo dije pero lo hice, ella se recostó en mi.

-y yo te amo a ti Jasper-

-¿disfrutaste la boda?, o ¿ya la habías visto?- ente esa pregunta Alice rio, como me gustaba su risa.

-pues la verdad, vi un poco, pero no vi el anillo, o debo decir los anillos ni a donde nos dirigimos- bese su frente.

-pues, ya sabes las limitaciones que tenemos como vampiros y quería algo intimo para nuestra primera- entonces me sentí incomodo ante lo que iba a decir.

-quieres decir que quieres algo intimo para nuestra no-noche de bodas- Alice trato de hablar con naturalidad pero sabía que estaba más nerviosa que yo.

-y el automóvil es para recorrer algunas ciudades juntos, las que quieras-sonreí al sentir su cambio de ánimo, estaba feliz y sorprendida.

-ese Edward, escucho mis pensamientos ¿verdad?-dijo y deposito un beso en mi mejilla.

-si, lo mande a escuchar tus pensamientos las 24 horas del día, tú no eres la única que hace trampa- manejamos por varias horas hasta llegar al sitio donde pasaríamos nuestra primera noche juntos.

-pero Jasper- dijo Alice bajándose del automóvil- esta es la cabaña donde nos besamos por primera vez- susurro.

-lo sé cariño y la cargue hasta la parte de adentro de la cabaña.

-¿Cómo lo has conseguido?-pregunto sorprendida.

-Emmett me ayudo, debo decir que a pesar de que no está en venta, logramos que los dueños me la alquilaran por varios días-

-me encanta Jasper- y se aferro una más a mí, todavía en mis brazos la lleve hacia la habitación principal, que estaba decorada con pétalos de rosas en la cama. La deposite con sumo cuidado en la cama y la mire a los ojos.

-bienvenida esposa mía- dije- buscare tus cosas- me aleje aun cuando mi cuerpo luchaba para que me quedara con ella, sabía que tenía que darle espacio y además debía de cambiarse. Busque las maletas en el auto y fui hacia la cabaña, la luz de la luna se colaba por las ventanas, Alice ya estaba en el baño y cuando me escucho venir me hablo desde el.

-Jas, ¿me podrías traer la maleta azul pequeña?- tome la maleta indicada y ella entreabrió la puerta. Me tiro un beso desde el baño y volvió a cerrarla. ¿Estaba nervioso? O ¿ansioso? O ¿tal vez excitado? Me acosté en la cama tratando de parecer normal, aunque nada se sentía normal dentro de mí. Espere a Alice un rato, tratando de relajarme pero cuando la puerta del baño se abrió, el autocontrol se fue al piso.

La mujer que amaba estaba caminando hacia mí con escasa ropa, la diminuta y transparente ropa interior blanca se acercaba a mí, todo el cuerpo de Alice desbordaba sensualidad y el aroma más exquisito que hubiera sentido, aun más delicioso que el de la sangre, sus caderas se movían mientras caminaba y su pecho bajaba y subía, al igual que el mío. Sentí la inferior de mi cuero tensarse ante sus curvas.

¿Que iba a ser?, me pregunte por un segundo, ¿Cómo debía actuar? Y mande todo al diablo. Me camine hacia ella y la bese, nuestro beso fue nervioso al principio hasta se podría decir que inexperto pero paso a ser des bordador y apasionado, sus manos viajaron hacia mi camisa y desabotono con manos expertas. El beso se rompió, tome su mano sin dejar de mirar esos ojos dorados y la acosté en la cama, quería mirarla. Un escalofrió recorrió su cuerpo. Mis manos actuaban de manera involuntaria y sin querer rompí el brasier blanco y semi-transparente que tenia- lo siento-dije apenado pero ella solo se rio. Y entonces caí en cuenta, sus senos redondos habían escapado de la tela y me vi más que tentado en acariciarlos. Un gemido se escapo de la boca de mi esposa cuando toque la cumbre de su seno y supe que podía continuar, bese sus labios rojos y fui bajando lentamente dejando un rastro de besos en mi camino, su cuello quien dulcemente mordí, ella era mía, solamente mía. Sus labios se acercaron entonces a mi cuello y lo mordió, la ponzoña de unos segundos produjo placer, yo también era de ella. Seguí mí recorrido hasta el valle de sus senos y sabía que ya no había marcha atrás.

Con mi lengua acaricie uno de sus senos, con tanta delicadeza como me era posible, no quería asustarla, pero ella tocaba mi espalda aferrándome y rozaba sus caderas contra las mías, movimientos que me estaban dejando extasiados Seguí saboreando sus senos y el aire se lleno de mi nombre y deseo. Con mi mano libre viaje acariciando su piel y llegue al tope de sus caderas, rompí la tela que cubría su entrepierna y la mire a los ojos. Sus ojos ya no tenían ese color dorado común, en estos momentos estaban oscuros como la noche, y sabía que los mismos debían de tener el mismo color, el color del deseo. Toque su humedad intacta con suma delicadeza, mientras que se abría para mi, el calor que emanaba era delirante, explore con mi dedo mientras que Alice gemía y sus caderas bailaban para mí, me sentí incapaz de soportarlo por más tiempo, tenía que estar dentro de ella.

Arranque la ropa que quedaba de mi y la observe-eres hermosa esposa mía- su cuerpo desnudo estaba completamente a mi merced, aquel cuerpo perfecto y virginal que yo iba a poseer.

-Jasper-gimió viéndome desnudo y tan cerca de ella-ven a mí-

Bese sus labios mientras habría camino en ella, tan compacta y estrecha era mi Alice que se me hizo difícil, ella clavo sus uñas en mis hombros.

-siento mucho el dolor que te estoy causando- dije pero su cadera se acerco mas a mí, rompiendo por fin la barrera de la virginidad. La sensación que llego a cada parte de mi cuerpo casi me hace perder el control, quería que Alice disfrutara su primera vez. Aun dentro de ella comencé a moverme lentamente.

- Alice- susurre. Nuestros cuerpos estaban empezando a moverme más deprima, yo buscaba la forma de sentirla mas y mas, y con imponencia Alice se detuvo y sentó sobre mi y trajo consigo el panorama perfecto: mi esposa al compas de nuestros cuerpos moviéndose cada vez más rápido, sus senos parecían bailar para mi mientras que sus ojos cerrados y sus labios abiertos me tentaban a llegar al clímax.

Toque la cintura de mi Alice, quien de ser una mujer tímida pasó a ser toda una mujer. Mil y una sensaciones viajaban mi cuerpo pero yo quería algo mas intimo con ella, algo más que la unión de dos cuerpos. La atraje hasta mi, aun moviendo nuestras caderas y la mire a los ojos – te amo Alice- y la bese con furia y pasión, ella respondió ante mí y corto el beso.

-y yo te amo Jasper- pase mi lengua por su piel desnuda y blanca, y acaricie sus senos fue entonces cuando la embestí sin mucho cuidado pero con mucho amor. Era nuestro clímax, podía sentir nuestros cuerpos llegando al abismo y nuestros sentidos ahogados de placer, nos abrazamos aferrando las sensaciones y nuestras respiraciones empezaban a normalizarse.

Aun sin separarnos la acosté sobre mí. Ya no había palabras para este momento, ni formas de decirle cuanto la amaba, nada absolutamente nada podía expresar la felicidad plena de un momento así. La mire a los ojos y quite un mechón rebelde de su cabello. Sus ojos cambiaron del negro al dorado habitual y ni ella ni yo pronunciamos palabra alguna. Bese con fervor sus labios dulces y interrogue con la mirada si estaría dispuesta a hacer el amor conmigo otra vez, ella sonrió complacida y feliz. El haría el amor todos los días de mi vida, jamás imagine que se sentiría tan completo estar dentro de ella. Mi mujer apasionada y dulce, entre mis brazos la mujer perfecta, la mujer que amaba, la mujer que había marcado la diferencia.

 -------------------------------------------------------

Chicas disculpen pero este es el capitulo final de la historia pensaba que habia un extra pero no :( pero bueno cada historia tiene su final y yo creo que este final es hermoso la verdad que valio la pena publicar esta historia gracias a Sorciere-Rouge por traernosla :) Y a ustedes por seguirlaaa 

XOXO 

2 comentarios:

Danyyy dijo...

muchas gracias por la historia y si debe de haber un final para este principio de alice y jasper,el cual fue hermoso.
Me parece que habria mas si aparace maria no creen ? jeje por falta de tiempo la verdad no escribo espero para el verano empezar a hacer fan fic les avisare besos

Ariusk dijo...

Hola nenassss o nena mejor dicho (xq mi Dani sigue enfermita verdad??) me a encnatado este capi final a sido tierno, gracioso y rebosante de amor!! Lo Ameee!!!!

Gracias a la autora y austedes mi par de dos por traernosla!! Besotes nenas!!

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Seguidores

Sisters

adifferentworldforgirls

Afiliame

Fanfics
Fanfics