Horarios de Publicacion

**Horario sujeto a Cambios** Miercoles: Los Reyes Cullen..................................... Jueves: Odio x Amor..... Sabado: Sorpresas de la Vida y Ones-Shots...................... ¡DISFRUTENLO!

Administradoras

Mi foto
DaneFals97♥
Me llamo Daneska Fals, vivo en venezuela, valencia, tengo 13 años, signo leo, cumplo en 8 de el 8 (agosto) soy muy loca y rara segun mis amigos (ojo no soy anti-social sino lo contrario) pues yo prefiero leer a ver tv, dormir en ves de salir y cosas así que no van dentro de lo comun! XD.. adoro pasar tiempo con mis amigos y familiares. estar en la compu, leer y escribir, me fascina sobremanera cuando me llega una rafaga de inspiracion (mucha de ella basada en Edward o Jake XD..) gracias por visitarme y estar un rato en mi loka compañia! =)
Ver todo mi perfil

A través del Océano

A través del Océano

Ella Marca La Diferencia

Ella Marca La Diferencia

Los reyes Cullen

Los reyes Cullen

ODIO X AMOR

ODIO X AMOR

Sorpresas de la Vida

Sorpresas de la Vida

Comentarios Recientes

Crédito

Gracias a el blog "Brndhuu Gallery" por el fabuloso diseño =)
miércoles, 8 de septiembre de 2010

Los Reyes Cullen

 Disclaimer: Todos los personajes pertenecen a Stephanie Meyer y la historia es de Dayan Hale.
 


Capítulo 11.

El alivio que sintió Jasper en esos momentos no se podía describir, su princesa aventurera estaba por fin despierta. Esos dos días en los que estuvo inconsciente Jasper había creído que se volvería loco si no despertaba.

Alice se sentía de lo más adolorida, se sentía mareada y muy débil, pero la presencia de Jasper a su lado la reconfortaba. Se quedaron abrazados por unos incontables momentos. Jasper la mantenía cerca de su pecho y ella sólo podía acariciarlo suavemente.

- ¿Eres una princesa muy irracional lo sabías? – Jasper le dijo molesto y aliviado a la vez.

- Sí – Alice le sonrió.

- Y tú no cambias, sigues ignorando cada cosa que te digo – Jasper la besó en la frente y ella rió.

- ¿Qué diversión habría si te hiciera caso en todo momento? – ella le replicó alegre y Jasper la miró seriamente.

- Pudiste morir Alice – él le dijo.

- Pero no morí – Alice le acarició el rostro con las yemas de sus dedos – te preocupas demasiado.

Y Jasper no sabía si gritar o reír. Quería gritar porque Alice había corrido muchos riesgos y estuvo a punto de morir. Reír, porque su temeraria princesa tenía su sentido del humor intacto.

- ¿Jasper?

- Dime

- Tengo mucha hambre – se quejó riendo.

- Descuida, ahora veo que te traigan algo – Jasper le dio un beso en la frente y salió de la habitación.

Alice se quedó pensativa por unos instantes. Aún recordaba lo que había sucedido entre ella y Jasper. Él había cambiado drásticamente de actitud con ella antes del accidente y ahora estaba actuando como…como si en realidad la amara.

Pero la verdad era que Alice ya no quería ilusionarse, la primera caída había sido dura y ella ya no estaba dispuesta a caerse de nuevo. Simplemente aceptaría que él ya no la quería y no se haría ilusiones sobre lo contrario.

Bella subió a la habitación de Alice para llevarle algo de comida al príncipe Jasper y otras toallas para Alice. Vaya sorpresa que se llevó al ver a la princesa ya despierta y completamente sola.

- ¡Alice! – Bella se emocionó mucho al ver a la princesita despierta.

- Hola Bella – saludó la princesa con una sonrisa.

- No sabes que gusto me da que ya estés bien – Bella se sentó junto a ella y le tocó la frente - ¿cómo te sientes?

- Cansada

- Me imagino

Bella le puso otra toalla fría en la cabeza y le ayudó a la princesa a comerse la sopa que le había llevado a Jasper. Alice se sentía bien estando con Bella y la chica estaba más que aliviada al verla tan bien.

Jasper regresó seguido de una chica que traía otra bandeja de comida. Alice lo miró y se rió.

- Creo que Bella te ganó – Alice le dijo a su príncipe.

- Sí, eso es lo que veo – Jasper la miró sonriendo.

La chica dejó la bandeja en una mesita y se llevó la que Bella había traído. Bella estaba recogiendo algunas cosas en el vestidor en ese momento.

Alice le abrió los brazos a Jasper y él se acercó lentamente a la cama y la abrazó cuidadosamente besándole la cabeza.

- No vuelvas a asustarme así tonta – le dijo a su oído – he estado como loco.

- No lo haré, te lo prometo – Alice besó su garganta y se quedaron un momento más abrazados.

- Hay que avisarles a todos que ya despertaste – Jasper le dijo a su princesa pero ella lo abrazó.

- No, no quiero que te vayas – Alice dijo haciendo berrinche y él rió.

- ¿Bella?

- ¿si, su alteza?

- ¿podrías avisar que Alice ya despertó?

- Claro que sí.

Bella salió de la habitación y fue a la del príncipe Edward. Tocó la puerta y abrió lentamente la puerta. Edward estaba acostado en la cama leyendo, absorto.

- ¿Su alteza? – Bella lo llamó tímidamente y Edward la miró.

- ¿Qué sucede Bella?

- Es que su hermana acaba de despertar

Edward suspiró aliviado, cerró su libro y se levantó de la cama. Desde que había decidido mejorar su relación con sus hermanos, lo que más le importaba era que Alice despertara.

- Es una alegría saberlo – Edward dijo – muchas gracias por avisarme Bella.

- ¿Desea que le avise a su padre?

- Por favor Bella, me gustaría verla lo más pronto posible.

Y Como siempre, Bella estaba dispuesta a complacer a su príncipe, fuera lo que fuera.

Primero fue a la habitación del príncipe Emmett. Él estaba escribiendo algo en una de sus libretas.

- ¿Príncipe Emmett?

- Hola Bella – la saludó el príncipe amablemente.

- Su alteza, su hermana acaba de despertar – Bella le informó al príncipe y él dejó la libreta y la pluma.

- Gracias por avisarme Bella – y salió rápidamente de ahí.

Finalmente, Bella fue a buscar al rey. Lo encontró en su estudio.

- Buenas tardes Bella – saludó él cortésmente.

- Buenas tardes su majestad – Bella hizo una reverencia

- ¿Dime qué puedo hacer por ti?

- Yo venía a informarle que la princesa Alice ya despertó.

El rey le agradeció y salió presuroso a ver a su hija. Alice estaba en la cama aún abrazada a Jasper cuando Edward entró. Ella le sonrió a su hermano.

- Hola Edward.

- Ay Alice, no nos vuelvas a asustar así enana – Edward la abrazó y le besó la sien.

Alice ciertamente se sorprendió, Edward no era muy propenso a tratarla con tanto cariño, pero ella amaba a su hermano por lo que lo abrazó de igual modo. Edward se sentía muy mal. Él había dejado a su hermana y ella lo recibía con los brazos abiertos, como si nada hubiera pasado entre ellos.

Jasper se levantó de la cama pero se quedó a un lado para concederles a Alice y a Edward un poco de intimidad.

- Lo lamento mucho Alice, lamento no haber estado junto a ti todos estos años – Edward se disculpó y Alice vio en los ojos de su hermano que en verdad lo sentía.

- Edward, eres mi hermano y te amo, pase lo que pase – Alice lo besó en la mejilla – no hay nada que perdonar hermano.

Edward la volvió a abrazar y Alice se recargó en el hombro de su hermano.

El siguiente en entrar fue Emmett. Vaya sorpresa que se llevó al ver a Alice y a Edward tan abrazados. Edward le dio un beso en la frente a Alice y se quitó para que Emmett también pudiera acercarse a su hermana menor.

- Mira nada más quien despertó – Emmett dijo y abrazó a su hermanita – Alice de veras que tú necesitas una escolta detrás de ti.

- No des ideas Emmett – ella le dijo mirando a Jasper y le dio un beso a su hermano en la mejilla – te quiero

- Y yo a ti chaparra pero ya no nos des ese tipo de sustos – Emmett la soltó y se puso al lado de Edward sin mirarlo siquiera.

Carlisle fue el siguiente en entrar.

- Papá

- Ay hija, ¿pero qué vamos a hacer contigo? – Carlisle la abrazó y la besó en la frente – tienes que encontrar otra manera de sacar toda esa energía que traes.

- Tiene demasiada energía para ser tan chiquita – le dijo Emmett de broma y los cinco rieron.

Tanya y Rosalie fueron las siguientes en llegar, las dos le desearon lo mejor a Alice y ella les dio las gracias. Pero Carlisle se inquietó ¿dónde estaba Esme? Emmett salió y Edward tras él.

- Emmett – llamó Edward a su hermano menor.

- ¿Qué quieres Edward? – le preguntó el príncipe cortante.

- Hermano…

- Mira ya te acordaste que soy tu hermano – Emmett le dijo con saña.

- Jamás se me ha olvidado – le dijo Edward y Emmett rió con amargura.

- Seguro, tú y mamá están tan preocupados por que tú seas rey que ni Alice ni yo existimos más en este mundo para ustedes – Emmett le dijo a su hermano.

Edward se quedó pensando, desde que era más chico podía darse cuenta de que él era el consentido de su madre y pues la verdad es que él no le había dado importancia. Pero era obvio que Emmett se había dado cuenta de esa preferencia y había crecido sabiendo que su madre prefería a su hermano mayor.

Emmett siempre había esperado a que su hermano mayor intercediera por él y por Alice, pero Edward nunca lo hizo.

- Emmett…

- Ya no importa Edward, yo ya no tengo hermano – Emmett se dio la vuelta y se fue.

Edward se quedó ahí, las palabras de Emmett le habían dolido más de lo que se pudo imaginar.

Mientras tanto, Carlisle fue a buscar a Esme y la encontró en su habitación arreglándose frente al espejo.

- Alice ya despertó – Carlisle le dijo a su esposa.

- Ah…que bueno – Esme dijo sin darle importancia al hecho.

- ¿Qué, que bueno? ¡¿Esme cómo puedes decir eso? ¡Alice es tu hija! – Carlisle ya no podía soportar que Esme no le hiciera caso a Emmett y a Alice.

- Tranquilo querido, ya iré a verla más tarde – Esme no parecía nada alterada.

- No puedo creerlo Esme, de verdad no puedo creerlo – dicho esto, Carlisle salió de la habitación.

Por la noche Bella subió a dejarle unas cuantas cosas a Alice antes de irse a su habitación a acostarse.

- Que sigas mejor Alice

- Bella gracias por haberme salvado – Jasper le había contado a Alice que Bella había sido la que le había quitado la flecha del hombro.

- Me da gusto que estés bien – Bella le dijo y se fue a su habitación.

Primero fue a la habitación de Jasper, tocó la puerta y entró.

- ¿Se le ofrece algo su alteza?

- Nada Bella gracias – Jasper ya estaba acostado y estaba leyendo.

Bella notó el cambio que había ocurrido en él, estaba más tranquilo y más relajado desde que Alice despertó.

Seguidamente fue a la habitación de Emmett, pero él ya no estaba ahí. Bella ya se lo imaginaba en la cama de Rosalie. Y efectivamente, ahí era donde estaba el príncipe en esos momentos.

Y finalmente, fue a la habitación del príncipe Edward. Y vaya sorpresa que se encontró ahí. El príncipe estaba sentado frente a la ventada y había dos botellas de vino vacías a sus pies.

- ¿Príncipe Edward?

El príncipe volteó a ver a Bella.

- ¿Sabes? Emmett me dijo que ya no tenía hermano

- Lo siento mucho su alteza – Bella agachó la cabeza

- Sí, yo también – Edward se levantó y caminó hasta ella – pero ¿sabes? Eres una chica muy hermosa

- Príncipe Edward, creo que lo mejor es que ya se duerma – Bella le aconsejó al príncipe.

Pero Edward no le hizo caso sino que la abrazó y la besó. Bella no entendía, quería soltarse porque sabía que el príncipe estaba borracho, pero no quería, quería seguir sintiendo sus labios en los de ella.

Edward la acostó en la cama y ella se puso demasiado nerviosa.

- Príncipe Edward – Bella le dijo intentando apartarlo mientras él besaba su cuello y comenzaba a desprenderla de su vestido - príncipe… - él le tapó la boca con una mano.

- Sólo soy Edward – y dicho esto volvió a besarla.

Temprano por la mañana Bella se despertó y no lo hizo en su pequeño colchón, sino que lo hizo en la enorme cama del príncipe Edward. Se sentó en la cama y miró a su lado, el príncipe estaba profundamente dormido.

Bella no podía creer que lo había hecho, había dejado que el príncipe Edward la besara, la acariciara, la hiciera suya.

- Eres una tonta Isabella – se dijo a sí misma.

Tomó su ropa, se vistió y entró llorando a su pequeña habitación. Había perdido su virginidad, se la había ofrecido al hombre al que amaba, pero probablemente él no recordaría lo sucedido aquella noche.

Aquella noche en la que Bella se había entregado en cuerpo y alma al príncipe Edward. Se había entregado a sus embriagadores besos, a sus adictivas caricias, a su suave manera de hacerle el amor.

Se miró en su pequeño espejo, su cabello estaba hecho un desorden, sus labios estaban rojos e hinchados y por más dura que se mostraba consigo misma, no podía negar que se sentía más completa que nunca.

Recordó como el príncipe, a pesar de estar borracho, la había tratado con delicadeza, con suavidad, con ternura. Una parte de sí misma le decía que sólo por eso se había entregado al príncipe. Recordó como sus manos acariciaron aquel cuerpo tan masculino y hermoso. Como cuando la besó, Edward entrelazó sus manos con las de ella a ambos lados se sus cuerpos.

Esa noche Bella había sido la amante del príncipe, aunque él no lo recordara. Bella lloró, porque jamás podría volver a vivir esa experiencia.

- No importa que él no lo recuerde, fue mi primer hombre – se dijo a sí misma – y por una noche me amó.

Y fueron esas palabras las que animaron a Bella a seguir con su día.
 
--------------------------------------------------------

¡Hola a todas! ¿Les gustó el cap? fuerte lo que le dijo Emmett a Edward ¿no? Y lo de Bella y Edward ¿se irá a acordar Edward de lo que hizo? los dejaré con esa duda y aparte, les traigo un adelanto del próximo cap.

Varios minutos después de que Edward se fue, la puerta se abrió nuevamente y Emmett entró.

- ¿Cómo te sientes? – preguntó él sentándose a su lado.

- Mejor, algo mareada – respondió ella y él la besó apasionadamente. – Emmett, creo que estoy embarazada.

DEJEN SUS COMENTARIOSSS
BEsos y abrazos


1 comentarios:

Ariusk dijo...

Arggg q cosas y si nena lo q le dijo Emmet a Ed fue fuerte pero no para menso han habido muchos roces!!! y ya casiq termino creyendo q en esa csa de loco no ahi mas sirvientes jajajaja!!!

La reina Esme es un fria que hiela!!! Y lo de Ed y Bella yujuyuju espero q el principe recuerde al menos alguito!! y pobre de Bella de verdad pero como dijo al mneso fue suyo x una noche!!

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Seguidores

Sisters

adifferentworldforgirls

Afiliame

Fanfics
Fanfics

Blog Archive