Horarios de Publicacion

**Horario sujeto a Cambios** Miercoles: Los Reyes Cullen..................................... Jueves: Odio x Amor..... Sabado: Sorpresas de la Vida y Ones-Shots...................... ¡DISFRUTENLO!

Administradoras

Mi foto
DaneFals97♥
Me llamo Daneska Fals, vivo en venezuela, valencia, tengo 13 años, signo leo, cumplo en 8 de el 8 (agosto) soy muy loca y rara segun mis amigos (ojo no soy anti-social sino lo contrario) pues yo prefiero leer a ver tv, dormir en ves de salir y cosas así que no van dentro de lo comun! XD.. adoro pasar tiempo con mis amigos y familiares. estar en la compu, leer y escribir, me fascina sobremanera cuando me llega una rafaga de inspiracion (mucha de ella basada en Edward o Jake XD..) gracias por visitarme y estar un rato en mi loka compañia! =)
Ver todo mi perfil

A través del Océano

A través del Océano

Ella Marca La Diferencia

Ella Marca La Diferencia

Los reyes Cullen

Los reyes Cullen

ODIO X AMOR

ODIO X AMOR

Sorpresas de la Vida

Sorpresas de la Vida

Comentarios Recientes

Crédito

Gracias a el blog "Brndhuu Gallery" por el fabuloso diseño =)
jueves, 26 de agosto de 2010

GANADOR de "Sexy Beast" Damon Salvatore (Ian Somerhalder) ♥




 Chicas hace semanas que empezaron las votaciones de la gran final entre dos vampiros y al fin hoy WE publico los resultados y bueno eso era obvio quien iba a ganar xD asi que ARI lo siento pero Edward se quedo fueraa...  Ian obtuvo 138.630, mientras que Robert obtuvo 134.728, una diferencia de apenas 3.902 votos!. 

Gracias Danyyy por este hermoso premioooO ♥

OMG la verdad que quede =O con este hermoso premio que nos dio Danyyy eres una persona super especial y te considero una gran amiga siempre estas pendiente de mis dos blog y nos apoyas =) la verdad eres un sol gracias por todo el apoyo y por este hermoso premio departe de Danii y mi ♥ Les recomiendo visitarla =)


TDV: Nueva still del episodio 3 "Bad Moon Rising"

Todavia no sale ni el primer capitulo y nos llegran más noticias Gracias a vampiresite nos trae esta nueva imagen del 3 episodio.. Hay quien sera hay Nina (Elena o Katherine)...???

ODIO X AMOR

Disclaimer: Todos los personajes pertenecen a Stephanie Meyer y la historia es de PATTYMASSEN.
 



VERTE OTRA VEZ


BELLA POV

Cuando regresé a casa todo era un alboroto, los policías que había contratado papá pero no vestían uniforme buscaban por todas partes. La puerta principal estaba cerrada.

- Allí estas niña ¿dónde te habías metido?- Charlie se veía muy molesto.

-Salí a tomar aire papá- dije enrojeciendo.

A su lado Jacob Black alto e imponente me miraba con suspicacia. Traía un disfraz egipcio que le quedaba muy bien, no recordaba haberlo visto en la fiesta.

-Jake ¿seguro que eran desconocidos?- preguntó Charlie.

-Si Charlie, estoy seguro, eran dos jóvenes que nunca había visto antes, uno rubio y delgado, el otro castaño y musculoso.

Bella, ve a tu habitación- me ordenó papá y rápidamente les hice una señal a mis amigas para que me siguieran.

- Bella, ¿dónde te metiste?- me acorraló Alice cuando ya estábamos entrando. Cerré la puerta asegurándome que nadie estaba cerca.

-Conocí a alguien Alice. No se quién es pero fue maravilloso.

- No fuiste la única- Rose se veía emocionada.

-Yo también lo conocí- dijo Alice –sé que es él, mi príncipe.

- Nombres, quiero nombres. Ya deja de hacer caritas Alice. Yo conocí al hombre más sexy del mundo. Mi guapo pirata se llama Emmet, lo conocí en el buffet, no llevaba máscara ni tampoco mucha ropa, es guau. Pero el estúpido de Jacob lo echó a perder, estúpido mocoso.

- Yo estaba sentada en la barra cuando lo vi llegar- dijo Alice, fue como un dejavu, ya lo había visto antes, en mis sueños. Bajé de mi asiento y lo esperé, sus ojos eran celestes y sus cabellos rubios y revoloteados. Se quitó la máscara y yo la mía. Le dije "Dónde has estado todo este tiempo" me respondió "buscándote preciosa, perdón por hacerte esperar". ¿Pueden creerlo? Su nombre es Jasper y vive en Seattle. Pero el padre de Jacob llegó y lo interrogó, quería saber con quien había venido, él se puso nervioso, entonces llegó el otro, el grandote, le dijo algo y se fueron. Apenas alcanzó a lanzarme un beso.

Yo me quedé pensando, realmente cupido había hecho de las suyas en este día del amor ya que las tres parecíamos tocadas por alguna extraña fuerza que azotó sin piedad como un huracán.

- Bella estamos esperando tu historia y su nombre, aunque no vimos a nadie más- me presionó Rose.

-Estaba bailando- empecé –y alguien me miraba, pensé que tal vez Jacob o Mike pero tenía los ojos verdes. Cuando terminó la danza me tomó de una mano y salimos al jardín nos quitamos las máscaras y…

-Y…- dijeron las dos al mismo tiempo.

- Bueno me dijo cosas hermosas y me besó.

- Wow Bella, tu primer beso- dijo Alice.

- Que tal besa- preguntó Rose.

- Fue rápido y dulce…

- ¿Su nombre, cual es?- exigió Rose

- No lo sé, Romeo- dije dudando y ellas se echaron a reír. –No se burlen- me quejé-es que de verdad no lo sé, él me dijo que lo llamara como quisiera.

-¿Le diste tu primer beso a alguien y ni siquiera sabes su nombre?- me reprendió Rose.
- No sólo eso- Alice se llevó las manos a la boca espantada.

- No pienses mal campanita, es que me pidió ser su novia.

- ¿Y qué le respondiste?-pregunto Rose.

-Que si- dije y me puse una almohada en la cara, no podía creer que fuera tan ingenua, ni siquiera sabía su nombre.

- Y… continua por favor-Rose estaba todavía muy interesada en mi historia.

-Y llegaron los otros dos y se lo llevaron, por cierto el rubio me dejó un beso para la hadita y el pirata me pidió que le dijera a la mariposa que volvería para verla.

Las dos sonrieron, Alice daba saltitos como loca.

- ¿Pero porque todo el alboroto en la fiesta?- pregunté

-Hay rumores Bella, tus sabes, los viejos chismes de siempre, historias antiguas. Se dice que el nuevo hospital que inaugurarán tiene como director a un médico de Seattle, uno muy bueno por cierto, y que ese doctor y tu padre son enemigos.

- ¿El Dr. Cullen?- pregunté

- Lo conoces- Rose me miraba extrañada.

-Lo conocí hace muchos años, mi padre y él se pelearon en la puerta de la escuela. Pero ¿qué dicen de él? ¿Han oído algo del porqué odia a mi padre?

- Por más que he preguntado e investigado no he averiguado nada en concreto amiga pero lo que sí estoy segura es que la llegada de gente extraña trae a tu padre con los pelos de punta- dijo Alice.

- Bella por dónde escaparon nuestros tres mosqueteros, no los vi salir por la puerta principal- preguntó Rose.

-Los dejé salir por la puerta lateral. Esa que está escondida bajo las enredaderas.
-Lo que no entiendo es porque tenían miedo de que los atraparan. No hacían nada malo- comentó Alice.

- Ahora sólo nos queda esperar a que regresen- suspiró Rose. Yo todavía estaba en las nubes, quería saber su nombre, de dónde era. Y sobretodo mirarlo miles de veces, sentir su labios otra vez.



EDWARD POV

Dejar de verla me causó un dolor en el pecho, quería quedarme a su lado para siempre. Nos fuimos al día siguiente a Seattle, mi padre me castigaría su se enteraba de que fuimos a Forks y sobre todo si sabía que nos colamos a esa fiesta. Pero él se mudaría a este pueblo en dos semanas cuando asuma la dirección del nuevo hospital. Y yo suplicaría si fuera necesario para terminar la preparatoria allí. No quería quedarme en Seattle. Lo que ocupaba mis pensamientos ahora era saber su nombre, me emocioné tanto que al final de cuentas ni siquiera supe como se llamaba esa adorable criatura, muy dentro de mí me refería a ella como Julieta y ahora era mi novia. Tendría que idear un plan para regresar y pronto.

-No puedo vivir sin ella, esa preciosidad es una diosa- soltó Emmet de pronto.

-Amigos oficialmente les comunico que he encontrado a la mujer de mi vida- dijo Jasper.

-Ya somos tres- dije sin dudar – ¿Ahora que hacemos para salir de aquí?

-Es fácil, si nos expulsan podemos pedir nuestro traslado…- empezó Emmet.

- No podemos salir así de Seattle- dijo Jasper –Si nos vamos que sea honorablemente.

- Estoy de acuerdo- admití –debemos lograr que nuestros padres acepten el traslado.

-a mi padre le encanta cazar y acampar-Emmet estaba eufórico –Le contaré que hay sitios estupendos en Forks, los mejores osos de todo el país.

- Yo puedo trasladarme si lo deseo- dijo Jasper –mi padre está ahora en Chicago y no le molestará- Su padre era un coronel del ejército y siempre viajaba.

-Yo puedo decir que no quiero quedarme sólo en Seattle, seguro mamá no querrá dejarme- dije sabiendo que se mudarían pronto aunque no querían que fuera con ellos.
-Entonces trato hecho, nos vamos de aquí- sentenció Emmet.

-Por supuesto que sí, es un hecho- Jasper se veía tan serio.

- Hermanos, hemos encontrado nuestro lugar- dije esperanzado en ver otra vez a mi hermosa dama.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Bueno chicas aqui les dejo este capitulooo =) nuevo la verdad que me intriga que va a pasar porque lo ando leyendo igual que ustedes... Mañana publico el ultimo capitulo de A través del Océano asiii que disfruten ♥.... SALUSDOS a todassss

Los Reyes Cullen

Disclaimer: Todos los personajes pertenecen a Stephanie Meyer y la historia es de Dayan Hale.
 



Capítulo 9


Los días seguían pasando como si nada. Bella seguía siendo sirvienta de las tres habitaciones. Edward seguía enamorado de Rosalie. Alice no salía de su habitación. Jasper seguía con sus debates internos. Emmett seguía disfrutando de las noches entre los brazos de Rosalie. Tanya seguía investigando quien era la amante de Emmett.
Un día por la mañana Tanya se dirigía hacia el comedor y por casualidad, Rosalie también lo hacía.


- Buenos días Rosalie – saludó Tanya.

- Buenos días Tanya – saludó Rosalie fríamente y se acercó a la puerta del comedor.

- ¿oye Rosalie qué se siente engañar a tu prometido con su propio hermano?

Rosalie se quedó helada, afortunadamente le estaba dando la espalda a Tanya y no podía ver su expresión de sorpresa. No podía ser, Tanya no podía saberlo.

- No sé de qué me hablas Tanya – respondió Rosalie mirando a la otra princesa.

- Claro que lo sabes, tú engañas a Edward, eres la amante de Emmett – le dijo Tanya con toda la saña que pudo.

- No puedes probar nada Tanya, sólo estás inventando rumores – Rosalie le dijo molesta y entró al comedor.

Rosalie no podía creerlo, de todas las personas que se podían enterar tenía que ser precisamente Tanya. En el comedor estaban todos; los reyes, Alice, Jasper, Emmett y Edward.

- Buenos días – saludó Rosalie a todos y en ese momento entró Tanya.

Ambas saludaron a los presentes y se sentaron junto a sus respectivos príncipes. Rosalie escasamente pudo comer un plato de fruta, la furia estaba apoderándose de ella y con la furia, el terror. Si Tanya sabía que ella era amante Emmett quién sabe si supiera lo que Emmett y ella tramaban.

- ¿Cariño te encuentras bien? – le preguntó la reina a Rosalie.

- Sí, estoy bien su majestad, es sólo que…me sentí un poco mareada – mintió Rosalie.

- ¿Quieres que te acompañe a tu habitación? – ofreció Edward.

- No, estoy bien, de verdad – Rosalie le sonrió a su prometido con calidez, con esa sonrisa que lo cautivaba.

Todos se sumieron en silencio nuevamente. Alice estaba sentada junto a Jasper, y al sentirlo tan cerca y a la vez tan lejos simplemente la destrozaba.

- ¿Hija qué ocurre? No has tocado tu plato – el rey le dijo a su hija.

- Es que no, no tengo hambre padre – respondió Alice sin mirar a su padre.

En el ambiente se sentía toda la tensión que había entre los presentes. Y fue Rosalie la primera en excusarse. Luego, fue Jasper quien fue a ver a su hermana.

- ¿Qué tienes? – preguntó Rosalie al ver la cara de su hermano

- Nada.

- Jasper, eres un libro abierto, dime qué te pasa – Rosalie le pidió.

- Creo que me estoy enamorando de Alice – le confesó su hermano.

- ¿y eso es malo?


Jasper se planteó la pregunta. Sí, sí era malo. No podía lograr nada si se casaba con Alice, nada. No obtendría poder político, pero tendría una mujer que lo hacía sentir bien, tendría a la única mujer que lo podría hacer feliz. ¿Era tan malo renunciar al poder por el amor de una princesa como Alice?

-"No, es lo mejor que te podría pasar" le dijo la conciencia a Jasper.

- Jas, si eres feliz con Alice ¿qué importa lo demás? – Rosalie le puso una mano en el hombro a su hermano – no llegarás a ser rey, pero tú también tendrás poder en esta corte.
Jasper consideró lo que Rosalie le había dicho. Sí era cierto, y estos días sin Alice le habían ayudado a reforzar más ese sentimiento.

- Tienes razón – Jasper besó la frente de su hermana

- Claro que la tengo – Rosalie le dijo riendo – ahora ve y deja de matar a tu prometida con la duda.

Jasper salió de la habitación y Rosalie se quedó pensando en lo que le había dicho a su hermano. Él no sería rey, por supuesto que no, Rosalie jamás lo permitiría. Porque para que Jasper fuera rey tendría que pasar sobre Emmett y Edward y Rosalie evitaría eso a toda costa.

Alice salió del comedor y se fue a los jardines, se sentía tan deprimida que no tenía ganas de gana. Ni cuando Jasper la ignoraba se había sentido tan mal quizá eso fuera porque antes no lo había conocido tan bien como ahora.

Se fue al campo de entrenamiento, tomó unas flechas y un arco y se fue a practicar su tiro. Pero su humor simplemente no la dejaba concentrarse. Tiró la flecha y ésta se perdió entre los árboles.

- Ay Genial – suspiró Alice, dejó el arco en el suelo y se dispuso a ir por la flecha que había caído quien sabe donde.

Y Justo en ese momento, dos chicos del servicio se disponían a practicar su tiro.

Rosalie estaba en su habitación y no podía con el ansia, no podía, la estaba volviendo loca. En ese momento hizo algo completamente irracional, algo que ella y Emmett habían acordado no hacer, pero no tenía opción.

Rosalie escribió una nota. Y salió para dejarla en la habitación de Emmett. Afortunadamente para ella, Emmett y Carlisle iban al estudio del último y ambos la vieron pasar.

- Rosalie – saludó Carlisle

- Su majestad – se inclinó Rosalie levemente – Emmett

- Rosalie – Emmett tomó la mano de Rosalie para besársela y ella le dio un papelito.

Emmett la miró un tanto sorprendido y ella no alteró su expresión.

- ¿A dónde ibas Rosalie? – preguntó Carlisle

- A ningún lado en especial su majestad – respondió Rosalie.

- ¿íbamos a mi estudio, nos acompañas? – invitó Carlisle.

Rosalie lo pensó un segundo, no podía oponerse a la voluntad del rey, pero tampoco deseaba estar tan cerca de Emmett con el rey ahí.

- Por supuesto, majestad

- ¿Me permites? – Emmett le ofreció su brazo y Rosalie lo tomó.

Entraron al estudio y ambos príncipes se sentaron frente al escritorio y Carlisle se sentó tras él.

- Rosalie, me gustaría hablar con los dos acerca de sus compromisos
Emmett y Rosalie casi se dan de tumbos con la pared. Justo tenían que hablar de ello. Los dos en esa habitación, con el rey. No podía haber nada peor.

- ¿Qué deseas hablar de nuestros compromisos padre? – preguntó Emmett.

- Pues me gustaría que fueran honestos con ello, si aceptan, si se sienten seguros de su decisión, ya saben, me interesa mucho.

Emmett y Rosalie querían ser tragados por la Tierra en esos momentos.

Bella se despertó temprano en la mañana y comenzó sus deberes. Sólo que esta vez empezó con las recámaras de Emmett y Jasper, dejando al último la de Edward. Esos días sólo podía pensar en lo estúpida que era ¿cómo había dejado que pasara? ¿Cómo había podido ser tan ingenua? No sólo se había enamorado de un príncipe, se había enamorado de un príncipe heredero y vaya ironías de la vida, se había enamorado de él por medio de notitas.

Entró a la habitación de Edward y sin poder evitarlo, lo primero que hizo fue mirar debajo de la jarra. Ahí había, como siempre, una nota que el príncipe le dejaba todas las mañanas.

¿Sabes? Cada día es el mejor día de mi vida porque sé que voy a casarme con la mujer que amo y que me amará siempre.
E


Las lágrimas se derramaron de los ojos de Bella sin que ella pudiera evitarlo. Edward estaba enamorado de una princesa que se acostaba con su hermano. Y Bella no encontraba el valor para decírselo a Edward, no podría ver el dolor que eso le causaría al príncipe heredero. Ella no podía lastimarlo de esa manera.

Cuando terminó con sus labores, contestó la nota y dejó su contestación debajo de la jarra y ahí depositó los trozos de su corazón. La nota estaba dirigida, mas que al príncipe, a ella misma.

- Eres una estúpida Isabella – se dijo a sí misma – sólo tú podrías enamorarte de un príncipe.

Y así la oveja se enamoró del león.

Edward fue a su habitación no mucho después de que Bella saliera. Se sentó en la cama y miró la jarra. Mientras desdoblaba la nota, pensaba en lo que Bella le contestaría.

El amor hace que cada día sea único. No importa nada cuando uno está enamorado. A mí mi madre una vez me dijo: "Si el amor ha de soportarse, debe ser correspondido" Me alegra que usted esté enamorado su alteza, de alguien que lo ama.
B


Edward sonrió, claro que Rosalie lo amaba, su amor era correspondido al cien por ciento.
Emmett y Rosalie salieron del estudio de Carlisle completamente aliviados. Esa plática había sido de lo más incómoda y ambos habían mentido rotundamente.

Rosalie se fue a su habitación y Emmett recordó la nota que ella le había dado.

Tenemos que hablar, es urgente. 
R

Emmett esperó unos momentos antes de seguir a Rosalie a su habitación. Cuando entró vio que Rosalie miraba por la ventana con gesto ausente. Emmett se acercó a ella silenciosamente, la abrazó y comenzó a besar su cuello.

- ¿Qué es tan urgente, preciosa?

- Emmett – ella lo volteó a ver – Tanya ya sabe que tú y yo…

- ¿Qué? ¿Pero cómo se enteró? – Emmett se separó de ella completamente sorprendido.

- No lo sé, tenemos que hacer algo Em, si Tanya abre la boca nos va a arruinar todo el plan.

Emmett estaba consiente de ello y sólo había una manera de evitar que Tanya dijera algo.

- Emmett no…

- Rose, no tenemos otra opción y menos si Tanya sabe

- Ella no tiene pruebas, sólo son suposiciones suyas – Rosalie no iba a aceptar que Emmett aceptara el compromiso – Emmett si tú aceptas el compromiso y Edward muere subirás al trono con ella como tu reina.

Y si Emmett aceptaba el compromiso y mataban a Edward, de nada serviría. Rosalie bajó la cabeza para que Emmett no viera las lágrimas que amenazaban con salir de sus ojos.
Emmett se acercó a ella y le puso dos dedos debajo de la barbilla para que lo mirara a los ojos.

- Jamás, escúchame bien, jamás aceptaría a ninguna princesa que no fueras tú – Emmett le dijo – no voy a firmar el compromiso con Tanya ¿de acuerdo?

Ella asintió y Emmett la besó larga y posesivamente.

Jasper salió a buscar a Alice, tal vez había salido a practicar con el arco, con la princesa nunca se sabía que podría ocurrir. Al llegar al campo de entrenamiento no había nadie, pero había tres arcos tirados en el pasto y uno era el que usaba Alice.

Jasper alzó la mirada pero en ningún lugar vio a la princesa. Un mal presentimiento lo cruzó en ese momento y se acercó a los blancos con el pánico creciendo en su pecho.

Y mientras se acercaba, pudo distinguir con claridad el vestido de Alice por ahí tirado. Corrió hasta llegar a ella y al mirarla, el corazón estuvo a punto de detenérsele.

- ¡Alice! – se agachó y tomó a la pequeña princesa entre sus brazos.

Alice tenía clavada una flecha en el hombro y estaba toda llena de sangre. Jasper escuchó el suave latido de su corazón.

- Alice por favor despierta, por favor – Jasper estaba desgarrado por dentro. – Alice por favor no me dejes.

Jasper cargó a la princesa y la llevó corriendo al castillo.

- ¡Auxilio! – gritó y pronto llegaron Edward y unos cuantos sirvientes más

- ¿Jasper qué pasó? – preguntó Edward preocupado al ver a su hermana inconsciente.

- No lo sé, la encontré así cerca del tiro al blanco – Jasper le respondió a Edward.

- ¡Por Dios! – Rosalie estaba en lo alto de las escaleras – voy a buscar al rey.

Edward y Jasper llevaron a Alice a su habitación. Bella estaba entrando con ropa de la princesa en la mano. Al verla ensangrentada tiró la ropa y fue a verla.

- ¡Santo Cielo! ¿Qué le pasó? – Bella se acercó a los príncipes.

- Una flecha en el hombro – respondió Edward.

Bella se acercó a la princesa y tocó su frente, estaba helada.

- Tenemos que sacarle la flecha o perderá más sangre – declaró Bella
- Pero el doctor…

- No hay tiempo – Bella interrumpió a Edward – yo puedo ayudarla, pero necesito que me ayuden.

- Lo que sea – Edward le dijo mirándola.

- Bien, hay que detenerla de los hombros para sacar la flecha.

Jasper sostuvo a Alice de los hombros y Bella pudo ver el dolor en los ojos del príncipe que él sufría tanto o más que Alice. La flecha por fin salió y Bella curó la herida y la vendó cuidadosamente.

- Voy por agua caliente, tenemos que subirle la temperatura – Bella salió de la habitación y fue corriendo a las cocinas por agua caliente.


Cuando Bella subió de nuevo, Tanya, Emmett, Rosalie, y los reyes ya estaban ahí apiñados. Bella notó que el rey estaba muy preocupado, sin embargo la reina no parecía tan contrariada.

Bella se sentó al lado de Alice y le puso una toalla caliente en la frente y le pasó otra por los pies. Poco a poco la respiración de Alice se hizo más regular, y el color fue volviendo a sus mejillas.

- Iré por algo de comer por si despierta – dijo Bella a nadie en especifico

- Aguarda un segundo – pidió el rey - ¿Cuál es tu nombre?

- Isabella, su majestad – respondió Bella completamente sonrojada.

- Te agradezco infinitamente el que hayas salvado a mi hija Isabella – agradeció el rey.

- No tiene por qué agradecérmelo su majestad – Bella hizo una inclinación y salió hacia las cocinas.

Cuando Bella subió nuevamente con una sopa caliente y una jarra de agua, solamente estaba Jasper en la habitación. Estaba hincado junto a Alice y sostenía una de sus manos entre las suyas.

- ¿No despierta?

- Aún no – le dijo Jasper – Isabella de verdad te lo agradezco mucho, jamás podré pagarte el haberla salvado.

- Si me permite su alteza, no es necesario que me pague salvarle la vida a la princesa, pero lo que sí puede hacer, es hacerla feliz a ella – Bella dejó la sopa y la jarra – ella lo quiere alteza, de eso estoy completamente segura.

- Gracias Isabella – Jasper le sonrió a la muchacha y volvió su total atención a Alice.




 Chicass bueno aqui esta otro capitulo de la familia más loca xD que pasara...
 ¿Creen que con esto Jasper recapacitará?... Bueno les dejo un adelanto del proximo capitulo =)


Tanya miró a la otra princesa con una sonrisa un tanto malévola.
- Se lo agradezco mucho su majestad – Tanya dijo "humildemente"
- Sí, desde que los vi en el jardín aquella vez.
Tanya le dirigió una mirada acusadora a Rosalie y ella ni se inmutó, aunque le dolía no poder decir que ella era la mujer a la que había besado Emmett aquella noche.
- Bueno, la verdad es que no esperábamos que nadie estuviera mirando – Tanya dijo y miró a Rosalie.

Ella marca la diferencia

Disclaimer: Todos los personajes pertenecen a Stephanie Meyer y la historia es de Sorciere-Rouge



Capitulo 9

Con que esto es estar enamorado...pensaba tontamente, incapaz de poder parar un segundo a pensar en otra cosa que no sea Alice, enamorado…la palabra resonaba en mi cabeza incapaz de que ese eco finalizara, debiera estarlo, si no estaba enamorado de Alice no imaginaba poder sentir algo tan fuerte. Era como adrenalina corriendo en mis vacías venas, era ver el mundo desde otro punto, increíble, era como si por fin después de casi un siglo estuviera respirando. Sabia por algunas historia que María me conto que cuando los vampiros se enamoran es para siempre, no como en los humanos que suele ser un sentimiento pasajero mesclado por la sensualidad y acabado por la lujuria y olvido. Por primera vez pensé en que ser vampiro era algo maravilloso, nunca moriría, nunca podría acabarse ese sentimiento por Alice, no existía miedo a nada y María… María simplemente se estaba alejando como un mal sueño.


Íbamos en carro, camino al centro de la cuidad yo en la parte de atrás mientras que Edward y Emmett hablaban quien sabe de que, no importaba. Salimos de esa selva verde que crecía incontrolablemente, a pesar de que era temprano el sol estaba escondido, aun no llovía pero sabía que sucedería.

-vamos tortolo despierta, así que Alice te tiene así- era Emmett con su tono alegre.

Sonreí apenado-si, es que puedo decir no me había sentido así-

-si… lo mismo me pasa a mí, Rosalie…uff… ya sabes-hizo un gesto de forma insinuante pero al final fue la reacción de incomodidad de Edward la que me mostro a que se refería Emmett. Emmett me miro un tanto dudoso por mi silencio, no podía confesar que no había tenido intimidad con Alice aparte de eso, si hubiese sido así no se lo hubiese dicho de todas formas.

-exactamente Jasper- sonrio Edward a mi pensamiento- Solo Emmett acostumbra hablar y PENSAR abiertamente de su intimidad-

-hay vamos chicos, es muy normal, y no puedo creer Jasper que no allá pasado nada con Alice, pero esas miraditas…-

Debí haberme enojado, pero ese era Emmett sin ánimos de ofender, simplemente estaba siendo él, hasta me dio un poco de risa su ocurrencia, ¿seria tan obvio?. Edward y Emmett siguieron hablando, sus risas y bromas seguían en el aire, mientras yo planeaba y rebuscaba alguna manera original de sorprender a Alice, que difícil se me iba hacer, quería regalarle algo con mi esfuerzo, aunque sabía que tenía que esforzarme tanto para conseguir las cosas que quería, ese era otro punto a favor de ser vampiro, podría darle todo lo que Alice quisiera. Conseguir el dinero no se me iba hacer problema, siempre que necesitaba algo de dinero, ya sea para aparentar o para conseguir algo de ropa iba algún casino cercano y apostaba. Simplemente bastaba con percibir las emociones de mis rivales en la mesa de cartas. Y todo listo… sabría cuando podía apostar y cuando engañarlos con falsas esperanzas. Bueno eso ya era la primera parte del plan. Me imagine que estaría viendo Alice en mi futuro en este momento…

-¿Aquí en la cuidad hay algún Casino?-

-¿te gustan las apuestas?- pregunto Emmett entusiasmado.

-pues, si. Soy bastante bueno-

-ja. Por fin un compañero con quien apostar. Hoy después de comprar las cosas necesarias para la boda, deberíamos de ir al Casino que está en la cuidad próxima. ¿Tu qué opinas Jasper?, así vemos que tan bueno eres- su sonrisa de niño me entusiasmo.

-realmente me gustaría, además acabo de pensar que con el dinero que gane le comprare una sorpresa a Alice-

-¿y como estas tan seguro que ganaras?-me reto Emmett pero su sonrisa juguetona no mostraba ninguna amenaza.

Me reí- bueno entonces veremos Emmett que tal te va perdiendo contra mí. Y tu Edward, ¿te animas?- pregunte.

-mmm…bueno… no sé, es que me es aburrido ganarles siempre, pero si jugare contra ustedes- los tres nos reímos, claro que seria interesante jugar contra Edward, tendría que estar pensando a cada momento en otra cosa que no sean mis cartas.

-bueno al menos ya tienes una estrategia Jasper, aunque no me gustan las apuestas se que será un juego muy emocionante-

Seguimos por la vía al centro de la cuidad, nos bajamos del carro y empezó a llover. Inútilmente nos refugiamos cerca de la tienda más cercana, las gotas caigan desde mis cabellos hasta mi piel y recordé a Alice en cada una de ellas. La había conocido en un día así, de lluvia, ese día cambio toda mi existencia en un solo instante. Que vulnerables somos al odio, a la rabia y al rencor pero hoy aunque nunca lo allá dicho en voz alta estaba enamorado de Alice y era tres mil veces más vulnerable a su belleza, a ese sentimiento que no me atrevía a confesar (claro era totalmente estúpido no hacerlo, me iba a casar con ella, pero como todo lo que hacía Alice tenía un orden preciso y sabia que pronto podría decirle mirándola a los ojos que estaba enamorado de ella.

Observe la cuidad bajo el manto de la lluvia… estaba enamorado de Alice, tenía que decírselo.

Edward me hizo señas para que cambiara un poco más rápido, claro, hablando humanamente, y ahí fue cuando caí en cuenta de que estaba rodeado de humanos. Aspire inconscientemente buscando el aroma de cada uno de ellos, buscando la delicia que venía de su sabor, apreté mis puños tratando de controlarme y Edward me miro de reojo. Si Edward es una gran tentación pero tranquilo todo está bien, el solo asintió pero pude ver que su espalda se tensaba cada vez más.

Nos acercamos a una tienda un tanto elegante, pero bastante oscura para mí gusto. Un olor a Canela inundo mi olfato y el sonido de un violín llenaba el ambiente. Interesante me dije. Me encantaba el sólido del violín, con sus bajos y altos, era totalmente sorpresiva su melodía, era alegre y seguro pero también era dulce y triste a la vez. Nunca le había preguntado a Alice cual era su melodía favorita y en verdad yo no tenía ninguna.

Un caballero de unos 40 muy bien vestido y totalmente reluciente de pies a cabeza salió de la parte de atrás del mostrador, nos dedico una sonrisa tensa-buenos días Caballeros, ¿en qué puedo servirles? Ah, son ustedes señores Cullen, ¿Qué tal le fue en su boda señor?- estaba bastante nervioso pero aparentaba muy bien. Tenía un acento levemente italiano.

-¿Como está usted señor Luigi?, queremos contratar tus servicios nuevamente, mi cuñado-me señalo Edward, se casara dentro de poco y dado a que hizo un espectacular trabajo con Emmett quisimos que fuera usted el que arregla el Esmoquin-

-vino al lugar ideal señor…-

-Jasper, por favor-

-señor Jasper. Déjeme tomar sus medidas primero que todo para después hablar de que estilo le gustaría.

Tomo mis medidas de manera rápida y eficaz, siempre trataba de no tocar mi piel pero podía escuchar el palpitar de su corazón, amenazante y delicioso. Edward solo miraba de reojo pero también sabía que no haría nada, solo estaba, digámoslo de un modo en Alerta.

Después el señor Luigi me mostro una cantidad enorme de trajes, no tenía idea que habían tanto estilos y cortes, en ese momento es que Edward y Emmett me aconsejaron. Unas cuantas veces se rieron a mis costillas, me hicieron probar trajes que eran de cuando yo era humano, unos tantos horribles y varios que me gustaron. A pesar de todo el tiempo que estuvimos en la tienda la pase muy bien con ellos y empecé a entender un poquito a Alice, ya sabía porque tardaba tanto. Pero realmente quería lucir bien para ella ese día, quería que fuera su día, el nuestro.

Seguía lloviendo en la cuidad. Ya tenía algo adelantado, el traje, ahora faltaba un anillo, la planificación de la luna de miel y además de eso mi sorpresa. Sabía que faltaban dos semanas, pero exactamente sabía que dos semanas no eran nada de tiempo para nosotros, ni mucho menos para mí.

Para evitar las sospechas entramos un café y ordenamos inútilmente tres cafés, olía delicioso mesclado con las personas refugiadas hay por el frio. Mi garganta ardía cada vez más pero antes de que Edward se empezaba a impacientar le hice señas de que todo estaba bajo control.

-la primera vez es muy difícil Jasper, a mi me costó demasiado-dijo Edward jugando con una cuchara y llenándola de azúcar.

-si, pero tengo que hacer todos estos esfuerzos por Alice- dije- no quiero defraudarla, y tampoco ustedes que se han comportado excelente conmigo, tratándonos como si fuéramos de la familia-

-es que lo eres Jasper, me divierte tener un nuevo hermano y una nueva hermana- Emmett sonreía-es muy difícil acostumbrarse, yo creo que no nos acostumbramos a desear y no poder probar la sangre de humanos pero eso nos hace ser mejores-ahora si se estaba poniendo serio- Carlisle nos dio una oportunidad por rescatar la parte humana que queda en cada uno de nosotros, ser vampiros no fue una elección pero no por eso debe ser una carga. Por ejemplo tu has encontrado el amor y ahora una familia, siempre hay algo bueno en todo-

-gracias Emmett- no me imagine que Emmett pudiera hablar de esa manera pero sus palabras me llegaron. Era verdad tenia a Alice y ahora una familia.

-y sabes me cae muy bien la enana así que no le hagas daño Jasper- dijo Emmett- es una mujer muy agradable.

-si ella es increíble…-

-tienes que escuchar sus pensamientos, jamás le haría daño a Alice- me sentí incomodo pero era verdad jamás le haría daño a Alice. Solo deseaba que fuera feliz.

-cambiando un poco de tema, no tengo ni la menor idea de donde llevare a Alice en la luna de miel-

-tiene que ser un lugar muy especial y romántico por que será su primer…- Edward interrumpió a Emmett con la mano- ¿Qué?-puso cara de niño inocente- iba a decir que iba a ser su primer viaje juntos-solamente reí, pero sabía que Emmett estaba en lo cierto, ese iba a ser nuestro primer encuentro juntos, claro que lo deseaba más que nada pero me estaba empezando a sentir un tanto nervioso.

-bueno yo te puedo ayudar con eso, buscare en sus pensamientos si quiere ir a algún sitio especial, ahora debemos ir a buscar el anillo-los tres nos levantamos y salimos del café.

Recorrimos casi la cuidad entera en busca de un anillo perfecto, quería uno que contara una historia parecida a la que Alice y yo vivimos, pero ninguno me terminaba de gustar del todo. Era mucho más complicado de lo que yo esperaba, siempre que veía uno bonito me imaginaba la pequeña mano de Alice y como contrastaría eso con ella. La verdad es que ninguno encajaba del todo, yo sentí que Alice era demasiado bella y que su belleza opacaría cualquier anillo o simplemente era que no había llegado el correcto.

Ya como a las 6 de la tarde Emmett nos recordó que deberíamos de ir a la cuidad próxima a jugar unas horas en el Casino. Después de una tarde sin Alice y llena de aroma a humanos lo único que quería era besarla de nuevo, me sentía incomodo pero a la vez disfrutaba mucho las ocurrencias de Edward y Emmett.

Cuando dije que seria en otra ocasión Emmett me reto a ganarle y yo como un niño caí en su engaño. Bueno tardaría un poco más en ver a Alice pero tal y como Edward me hizo ver que seria bueno dejarlas realizar todos los preparativos para la boda, que si íbamos Rosalie, Esme y Alice se sentirían un poco incomodas con nuestra presencia. También me explico que Rosalie era sumamente estricta con los preparativos y que nunca dejaba que los hombres supieran cual seria la decoración.

Entonces, nos subimos en el carro y al termino de dos horas ya estábamos en la cuidad, esta era tres veces más grande que la anterior. Llena de luces y se notaba que tenía mucha vida nocturna. Nos bajamos y entramos al Casino. Como era temprano no estaba tan lleno de humanos y eso me hizo sentir mejor, realmente cuando llegara debía de ir a cazar, me sentía sediento, la garganta me ardía a no más poder pero todavía había control en mi.

Fuimos directamente a la mesa de póker, y nos sentamos los tres a jugar un buen rato. Edward aprovechaba sus habilidades para ganarnos a Emmett y a mí, pero mientras tanto yo estudiaba sus emociones, dejaría que se sintieran seguros y después les ganaría.

Me había salido un mano muy mala, cartas bajas y en la mesa oportunidades de póker, los dos estaban eufóricos. La mano se estaba volviendo personal. Yo me retire inmediatamente dejando a Edward tratando de leer a un Emmett que hacia todo lo posible por no pensar en sus cartas.

-quien gana esta mano, gana todo, y además se gana el puesto de padrino de bodas de Jasper- dijo Emmett.

-si Jasper está de acuerdo, me parece una excelente apuesta que perderás Emmett-

-a mi me parece una excelente idea-sonreía divertido, no se me había ocurrido poner padrinos en la boda, no creía que Alice se enojara y a ella le tocaría elegir a la madrina.

-y aparte quiero apostar la billetera de cuero que te dio Carlisle para navidad, Emmett-

-es trato hecho-Emmett ni siquiera titubeo. Mostraron sus cartas y Edward había ganado. Tenía un póker de 7. Edward estaba más que feliz, dio un salto y celebraba mientras que Emmett que había perdido se ponía las manos en la cabeza.

-te lo dije Emmett, sabía que ganaría, ahora dame mi billetera nueva por favor-dijo con suficiencia y alegría Edward.

-está en el carro- Emmett sonría aunque estaba un poco desilusionado-yo quería ser padrino de bodas- tome las llaves y fui al carro a buscar la billetera de Emmett, en realidad ahora era de Edward, tenía el símbolo de los Cullen sobre el cuero negro.

Y hay, sin Alice, sin Edward, sin Emmett, en plena calle sentí el aroma de la sangre…



--------------------------------------------------------------------------------------------------------
Bueno y como les prometi tb les traigo el capitulo de esta historia super bella yo la verdad adoro esta pareja porque Jasper es super lindoooo ♥... Bueno disfruten el capitulo chic@s y disculpen de nuevo por tanta demoraaaaa... Esperemos que Danii regrese pronto... Saluditos y gracias por el apoyo

A través del Océano

Disclaimer: Todos los personajes pertenecen a Stephanie Meyer y la historia es una Traduccion de Tatarata.



Capítulo diecisiete: Finales Felices



  Dos años después.

¿Cómo describes los momentos más felices de la vida? ¿Cuáles son tan especiales que están clasificados de tal forma? 'Los más felices'.


Para mí, cada sencillo día era el más feliz de mi vida.


Mi bella hija. Marie era tan inteligente. A los dos años, ya se estaba hablando tanto. A veces casi tenía sentido, pero ella continuaba balbuceando. Era la pequeña niña de papá como a mi esposo le gustaba señalar. Marie amaba ayudarme en la panadería, pero en el momento en que su padre estaba en casa difícilmente dejaba su lado. A Edward le fascinaba. Siempre tenía la más grande de las sonrisas en su cara, y amaba absolutamente siempre que ella hacia sonar fuerte el piano.


Estábamos casados cuando Marie tenía cinco meses y me veía casi normal de nuevo. Usé un vestido blanco simple, adornado sencillamente a través del los pechos y el torso por encaje y bordados. Para nuestra luna de miel, fuimos de regreso a Inglaterra, visitando a sus padres con la pequeña Marie por unas semanas, antes que ellos se hicieran cargo de ella mientras volábamos a Paris por unas noches, de modo que realmente pude echarle un vistazo, no como la última vez que había estado allí.


Increíble. Mi vida era simplemente increíble. Ahora, dos semanas después del segundo cumpleaños de Marie, estaba de siete meses de embarazo con nuestro segundo hijo. 


Edward no sabía, pero yo sabía que estábamos teniendo un niño esta vez. Quería mantenerlo como un secreto, pera ver cuán feliz estaría. Por supuesto, había dejado las sutiles insinuaciones aquí y allí. Las ropas azules y verdes, las cobijas, el borde alrededor del cuarto blanco al otro lado del de Marie.


Y Alice. Ella y Jasper habían tenido otro bebe. ¡Bueno, bebes, supongo! Tuvieron gemelos el año pasado, dos pequeñas niñas llamadas Amelia y Lacey. Molesté a Alice con que Lacey era por su pasión por la moda (la broma está en que la palabra se parece a Lace, que viene siendo encaje xD), pero ella sólo me lanzó miradas furiosas. Christopher estaba absolutamente divino. Él nene más lindo que jamás había visto. Al menos hasta que vi como se vería el hijo de Edward. Era diminuto, seguro, ¡pero era tan listo! Estaba leyendo y hablando tan rápido que me asombró. Por supuesto, no podía recordar nada, como cualquier niño, ¡pero aún así era tan dulce!


Rosalie y Emmett se casaron el año pasado. Una boda absolutamente hermosa. Para mi, fue pasarse de la raya, pero así es como siempre había sido Rosalie. Ahora estaban tratando de tener un bebe, pero estoy bastante segura que de todas formas a Rosalie le gusta toda la actividad que estaba teniendo.


Hoy era un maravilloso día veraniego. Jasper me estaba trayendo a casa después del un evento, y ambos estábamos colgando de las ventanas, por así decirlo. Mi cabello volaba alrededor mío mientras miraba con los ojos entrecerrados contra el brillante sol, sosteniendo mi gran vientre bajo el ancho vestido negro. Jasper me miró y sonrió. Ambos habíamos pegado fotos de nuestros hijos dentro del espejo retrovisor de la van, cada vez que las veíamos nos animaban un poco más.


Paró en la entrada, al lado del carro de Edward y me ayudó a salir, como el caballero que era. Ya estaba a punto de llorar por lo dulce que era, pero me alejó. Él podía decir cuan emocional estaba. Me reí mientras retrocedía en la entrada, enviándome una tímida mirada, y me dirigí hacia dentro.


"¿Hola?" llamé, poniendo mi chal sobre el mesón. Silvestre vino rápido hacia mi y sostuve mis brazos abiertos mientras el saltaba dentro de ellos. ¿Dónde estaban todos? Eché una mirada alrededor de la casa. No estaban en la cocina o en la sala. "¿Edward?" llamé. Caminé por el pasillo y revisé todos los cuartos. Pero aún no estaban allí.


Fui hacia el piano y entonces los vi. Estaban sentados en la playa, Marie estaba corriendo alrededor mientras Edward construía un castillo de arena, todavía usando su ropa de trabajo, lo que simplemente se veía adorable. Ella estaba vestida con un lindo vestidito de verano, escapándose de las olas antes de caer sobre su colita y reír. Cada vez que eso pasaba, Edward la ponía en su regazo para asegurarse que estuviera bien.


Bajé las escaleras en espiral hacia la playa e hice mi camino hacia él. Tenía la mayor parte de su espalda hacia mi, sus piernas estiradas frente a su cuerpo. Las mangas de su camisa estaban enrolladas hasta sus codos y Marie estaba sentada entre sus piernas. Ella levantó arena entre sus manos antes de dejarla caer, sus rizos cafés volando alrededor con el viento. Edward estaba mirando fijamente hacia el agua, alisando el cabello de Marie de vez en cuando. El sol estaba comenzando a meterse, fundiendo todo en naranjas y rosados.



La vista era hermosa.


"Hola," dije suavemente. Edward se giró inmediatamente para enfrentarme y la mirada sobre su cara hizo que mi corazón se saltara latidos, acelerara y mis labios formaron una sonrisa.
"¡Mami!" exclamó Marie, levantándose de un salto y corriendo hacia mi. Sonreí la levanté besando sus suaves y pequeñas mejillas mientras ella se agarraba alrededor de mi cuello.



"¡¿Cómo has estado?" pregunté emocionada, sentándome al lado de mi esposo en la arena.


"¡Hicimos un castillos!" me dijo felizmente, corriendo al otro lado y levantando ostras, pegándolas en las paredes.



"Es lindo," le dije. "¿Papi te ayudó?" Ella levantó su mirada y sonrió complacida, asintiendo con fuerza. Me giré hacia Edward quien estaba recostado hacia mi, contemplándome. 



Sonreí y se inclinó dándome un beso que me robó el aliento por completo.



"Te extrañé," murmuró, haciéndome sonreír. "Pero creo que es hora de ir a la cama para alguien," dijo un poco más fuerte. Marie hizo mala cara pero estiró sus brazos para que Edward la levantara. Sostuvo un brazo bajo su colita y el otro sobre su espalda. Ella descansó su mejilla sobre su hombro y él me ofreció una mano para ayudarme a parar. Caminé con una mano en su bolsillo de atrás mientras lentamente nos movíamos hacia la casa.



"¿Quién tiene que tomar el baño esta noche?" pregunté, refiriéndome al baño de antes de dormir de Marie.


"Yo," dijo simplemente. "Ella es la niña de papá, ¿verdad, bebe?" preguntó él. Ella dio unas risitas y asintió. Fruncí el ceño y saqué mi labio inferior.


"Pero, ¿y si mami quiere alistarte para la cama?" pregunté. Marie hizo mala cara.
"No, ¡esta noche papi!", lloriqueó. Ambos nos reímos.


"Le gusto más," me tomó el pelo. Rodé mis ojos.


"Vale," dije, luego apunté hacia mi gran estómago. "Pero este es mío." Edward se rió entre dientes mientras esperaba que comenzara a subir las escaleras antes de de seguirme.
Mientras Edward y Marie tomaban su baño, se cambiaban en sus pijamas y leían su cuento de dormir, tomé la oportunidad para cambiarme a mi pijama de seda y agarrar un tazón de helado, sentándome sobre nuestra cama y encendiendo la televisión. Podía escucharlos hablando en el baño y encendí el monitos de bebes cuando entraron al cuarto de Marie. En mi pecaminoso places y nunca se lo admitiré a él, pero amos escucharlo leer los cuentos por el monitor. Cuando estoy con él me siento completa y felizmente enamorada. Él es el mejor chico del mundo, estoy bastante segura. Incluso lo he atrapado escuchándome leer los cuentos.


Cuando la historia acabó, escuché un poco de estática y susurros, y supe que Edward se estaba levantando, metiéndola en la cama. "Di buenas noches a mami" le oí decir suavemente. Maldición. Atrapada.


"Buenas noche mami, te amo," oí su soñolienta voz decir. Y, supongo que fueron las hormonas y lo feliz que me sentí, pero comencé a llorar. Puse el tazón vacío sobre la mesita de noche y comencé a sollozar, lágrimas calientes en mis manos.


"¿Bella?" escuché desde la puerta. Le eché una ojeada a Edward por entre mis dedos, con la camisa colgando abierta y viéndose bastante confundido. "¿Estás bien?" Simplemente comencé a llorar de nuevo. Él se apuró hacia mi lado, trepándose en la cama. "¿Estás bien, Bella?" preguntó de nuevo, quitando mis manos de mi cara y alejando mis cabellos.


"¡Estoy tan feliz!" sollocé. Volví mi cabeza hacia su pecho. Lo sentí sacudirse y cuando miré hacia arriba se estaba riendo a todo pulmón, tratando de permanecer tranquilo pero incapaz de pararlo. "¡No te rías! No tienes idea de cuán feliz me haces y justo ahora estoy tan hormonal y tan enamorada de ti y de ella, que simplemente no puedo soportarlo…" Edward sonrió ampliamente y levantó mi cara hacia él, plantando un beso en mis labios.
"Te amo, Bella," susurró mientras nos metíamos más entre las sábanas. "Y te amaré por siempre."



------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Bueno chicasss aqui le traigo el ultimo capituloooooO... Mentira jejej  la verdad no es el ultimo  porque hay uno extra asi que mañana se los dejo... Y disculpen porque DANIIC no ah publicado es que esta enfermitaaa... bueno aqui les traigo esta super cute la verdad esta historia me gusto muchoteee yo las segui igual q ustedes ♥

True Blood: Capitulo 3X11 "Fresh Blood"


















English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Seguidores

Sisters

adifferentworldforgirls

Afiliame

Fanfics
Fanfics

Blog Archive