Horarios de Publicacion

**Horario sujeto a Cambios** Miercoles: Los Reyes Cullen..................................... Jueves: Odio x Amor..... Sabado: Sorpresas de la Vida y Ones-Shots...................... ¡DISFRUTENLO!

Administradoras

Mi foto
DaneFals97♥
Me llamo Daneska Fals, vivo en venezuela, valencia, tengo 13 años, signo leo, cumplo en 8 de el 8 (agosto) soy muy loca y rara segun mis amigos (ojo no soy anti-social sino lo contrario) pues yo prefiero leer a ver tv, dormir en ves de salir y cosas así que no van dentro de lo comun! XD.. adoro pasar tiempo con mis amigos y familiares. estar en la compu, leer y escribir, me fascina sobremanera cuando me llega una rafaga de inspiracion (mucha de ella basada en Edward o Jake XD..) gracias por visitarme y estar un rato en mi loka compañia! =)
Ver todo mi perfil

A través del Océano

A través del Océano

Ella Marca La Diferencia

Ella Marca La Diferencia

Los reyes Cullen

Los reyes Cullen

ODIO X AMOR

ODIO X AMOR

Sorpresas de la Vida

Sorpresas de la Vida

Comentarios Recientes

Crédito

Gracias a el blog "Brndhuu Gallery" por el fabuloso diseño =)
miércoles, 14 de julio de 2010

Capitulo 1X03 " Breach"





Bolsas para el "Comic Con" de The Vampire Diaries

Warner Bros a dado el anuncio oficial que se van a repartir 11 bolsas de The Vampire Diaries para quellas personas que tengan la suerte de acudir con el evento aqui les dejo el diseño a mi me encanto ♥ ojala se hiciera en Venezuela...





Los Reyes Cullen

Disclaimer: Todos los personajes pertenecen a Stephanie Meyer y la historia es de Dayan Hale.


Capítulo 5



Bella no sabía qué decirle a Alice. Ella ya se temía que algo horrible iba a salir de esa noche, lo supo desde que Rosalie entró a la habitación y se llevó a Alice.



- Bella ¿sabes qué puede pasar? – le preguntó la princesa. Bella lo sabía – Jasper puede romper su compromiso conmigo y sé que lo querrá hacer.



- Alice, respira profundo, eso es lo primero que tienes que hacer, respira hondo y trata de deshacer los nudos de tensión.



Alice respiró varias veces hasta que dejó de llorar y se tranquilizó.



- bien, ahora lo que vamos a hacer es darte un buen baño que te relaje ¿de acuerdo? – Alice asintió – bien, voy a ver que te suban agua caliente, quédate tranquila.



Bella bajó a las cocinas y ordenó que subieran agua caliente a la habitación de la princesa Alice. Cuando lo hicieron, Bella ayudó a Alice a bañarse y le puso varias esencias al agua que pudieran relajar aún más a la princesa.



Ya bañada, Bella la vistió, le arregló el cabello y le subió el desayuno. Después de todo este proceso, Alice ya tenía el control sobre sí misma y sobre sus emociones, así que ella y Bella se sentaron a hablar.


- ¿Qué voy a hacer Bella? – preguntó la princesa a su amiga.


- Tienes que tratar de recordar con quién pasaste la noche eso nos puede ayudar mucho, tienes que intentar recordarlo.


Alice cerró sus ojos, pero los recuerdos de la noche eran muy nebulosos, no podía definir nada con claridad. Sólo recordaba ese cuerpo sobre el suyo, esa boca sobre sus labios, no recordaba la cara de ese hombre, y como todo estaba oscuro, no podía ver mucho más.



Bella miraba a Alice, la princesa había cerrado los ojos intentando recordar. Pero tal parecía que la princesa no recordaba nada. Ella intentó pensar en quien podría haberse acostado con ella, pero había tantos nobles que sería difícil decir con exactitud quien había sido. Un recuerdo llegó fugazmente, la ropa de Emmett olía como una mujer, pero inmediatamente desechó la idea, Emmett y Alice eran hermanos.


Jasper fue a la habitación de su hermana, ella estaba sentada frente al espejo y se cepillaba su dorado cabello con lentitud.


- ¿Cómo te fue anoche? – preguntó Rosalie.


- Todo salió según lo planeado – respondió Jasper asomándose por uno de los ventanales.



- Me alegro – le dijo su hermana.



- Me sorprende que a ti te agrade tu matrimonio con Edward – Jasper comentó abriendo y cerrando una caja


- Voy a ser reina, no habría nada mejor que eso – fue la simple respuesta de Rosalie.



Jasper se sentía un tanto furioso, él y su hermana melliza eran los segundos hijos de los reyes de Austria, el hermano mayor de ambos, Peter, sería rey de Austria, Rosalie sería reina y Jasper solo iba a casarse con una simple princesa con pocas posibilidades de subir al trono. Se quedaría como archiduque o algo así por el resto de sus días mientras que sus hermanos serían reyes. La vida era muy injusta.



Una vez que Edward y Emmett terminaron su ejercicio matutino, Edward subió a su habitación, se acercó a la pequeña mesa de noche, tomó un vaso y se dispuso a servirse agua. Mientras bebía, notó que bajo la jarra había un pedazo de pergamino debajo. Lo tomó y lo leyó.


A veces, su alteza, la soledad es la mejor compañía.



B.



Edward sonrió abiertamente y guardó la nota en su cajón. Ciertamente Isabella era una mujer muy inteligente.



Emmett entró a sus habitaciones y se llevó una no tan enorme sorpresa al ver a una chica rubia mirando por la ventana. Cuando ella volteó, le sonrió y él la miró con una ceja levantada.


- Lamento haber entrado así – Tanya le dijo coquetamente.


- Supongo que no lo haces – Emmett muy bien sabía qué hacía Tanya ahí y aún más, sabía que su madre quería que se casara con ella para que él se fuera a España. – Querías estar a solas conmigo


- Que perceptivo eres – Tanya se acercó a Emmett caminando sensualmente.


- Y sé lo que quieres Tanya – Emmett le dijo a la chica


- ¿y qué es lo que quiero Emmett?


- A mí.


Emmett se acercó a ella y la besó apasionadamente. Y luego se separó de ella, Tanya lo miró sorprendida.


- lamento decírtelo "princesa" pero jamás me tendrás – Emmett dijo y salió de su habitación


- te equivocas príncipe, te tendré – dijo Tanya una vez que Emmett se fue.


Los días pasaron con monotonía en el castillo. Tanya y sus hermanas siguieron ahí pues al parecer la reina Esme las había invitado a pasar un mes ahí. Y obviamente las tres aceptaron. Tanya no se iba a dar por vencida hasta que Emmett cayera a sus pies.


Bella seguía siendo la encargada de las tres habitaciones de los príncipes y todos los días, siempre encontraba una nota del príncipe Edward y ella siempre respondía. Incluso podía decir que cuando Edward escribía, dejaba expuesto lo que había dentro de su corazón.



Uno de esos días en los que la monotonía y el aburrimiento le ganaron a Alice, la princesa salió a los jardines y miró a su prometido practicando el tiro con arco, sólo vestía un ajustado pantalón y su torso estaba desnudo. Alice casi se lo come con la mirada. ¡Cómo amaba a ese príncipe alto y leonino!



La cuestión de su virginidad había quedado en su memoria y trataba de no sacarla a la luz muy a menudo. Se fue a sentar a una banca cercana a donde su prometido y se quedó mirándolo.


Jasper sintió la mirada de Alice en su espalda. ¿es qué acaso no se podría quitar a la mocosa de encima nunca?



- ¿Siempre tienes que venir a importunarme?



- Los jardines son de todos los que viven en el castillo – argumentó Alice con una sonrisa – y sí.



Jasper bufó y volvió al tiro con arco, justo en el blanco.



Alice estaba dispuesta a no dejarse pisotear por Jasper, de hecho estaba empeñada a hacerlo refunfuñar aún más.


- ¿Puedo intentarlo? – le preguntó Alice a Jasper acercándose a él


- Tienes que estar bromeando – le dijo Jasper riendo – no sabes ni como sostener un arco.


- Enséñame – pidió la princesa


- No


- ¿por favor?


- No


- ¿Por favor?


- Que no


- ¿por favor?


Jasper miró a Alice, algo en su mirada le dijo que si no lo hacía tendría a la niña detrás de él todo el tiempo. Sin mencionar que no podía negarse después de ver esos ojitos.


- Toma el arco – le dijo él derrotado, Alice obedeció – muy bien ahora toma una flecha y acomódala así



Jasper se puso tras ella y le indicó como. Alice no cabía en sí de gozo, jamás lo había tenido tan cerca.


- Ahora levántalo y fija tu vista en el blanco – Jasper levantó el arco y acomodó su barbilla en el hombro de la princesa para ayudarla y apuntar.


- ¿Lista?


- Sí


- Suéltala


La flecha se cayó a los pies de ambos. Jasper bufó y Alice rió, esto de enseñarle a disparar no iba a ser nada bueno.


Lo intentaron un par de horas, Jasper estaba harto y Alice se divertía a lo grande molestándolo.


- Mejor lo dejamos para otro día – le dijo a Jasper a Alice en un momento en el que perdió toda paciencia


- Mañana


- No


- Sí


- No


- Sí


- Que no


- Que sí


Jasper se golpeó la frente con la palma de la mano, su princesa era de lo más desesperante.


Abrió los ojos y miró a su prometida. Sus ojos eran brillantes y expresivos, Jasper no se había fijado en ello. Y su sonrisa era no tonta ni ingenua, era genuina y sincera.


- ¿no vas a dejar de molestarme hasta que te diga que sí, cierto?


- Cierto


- Genial, entonces mañana


- ¡Sí!


Jasper negó con la cabeza derrotado, pero no podía ocultar que la emoción de la princesa lo contagiaba. Caminando hacia el castillo, Alice se tropezó con una piedra y se raspó la mano. Jasper la ayudó a levantarse


- ¿Estás bien?


- Sí, sólo me raspé – respondió la princesa mientras Jasper la ayudaba a levantarse


- Déjame ver






Ella le tendió la mano y él la examinó.






- ven – la tomó del brazo y la jaló hasta la fuente.


Ahí, la sentó y le sumergió la mano en el agua, luego con un pedazo de tela le vendó la mano.


- Gracias


- Sí, sí, sí, regresemos al castillo – fue la réplica del príncipe.


Al llegar a las escaleras principales a Alice se le ocurrió una idea muy malévola. Fingió tropezarse y se cayó en un escalón. Jasper la miró en el suelo y gruñó y maldijo para sus adentros ¿podría la niña llegar sana y salva a su habitación? Él lo dudaba.


- ¿ahora qué?



- Me torcí el tobillo, creo que no puedo caminar – dijo Alice derramando unas cuantas lágrimas


- Genial, lo que me faltaba, una princesa torpe


Jasper pasó sus manos por debajo de las rodillas de ella y Alice le rodeó el cuello con ambos brazos. Jasper la levantó como si no pesara nada (de hecho pesaba más el vestido que la princesa) y la llevó así por todo el castillo.


Alice quería gozar del momento así que apoyó su cabeza en el pecho de su prometido y suspiró de dicha. Jasper quería dejar de percibir el dulce aroma que el cabello de Alice desprendía. Lavanda, un olor delicioso. Cuando sintió a la princesa recargarse en su pecho suavemente, algo en su interior se removió, algo que jamás había sentido.



Al llegar a la habitación de Alice el príncipe la dejó sentada en la cama y ella tuvo que deshacer su abrazo.


- Quédate aquí ¿quieres?


- Te lo prometo

Jasper no la miró y se fue directo a la puerta.


- Jasper…gracias


- Como sea – el príncipe abrió la puerta.


- ¿oye?

- ¿Ahora qué?

- No por esto vamos a dejar nuestra sesión de tiro con arco mañana

- ¿Siempre eres tan molesta?

- Sí

- Bien, nos veremos mañana

Jasper abrió la puerta.

- ¿Jasper?

"Rayos ¿y ahora qué?" pensaba el príncipe

- dime


- Que pases buena noche



- Gracias, igual tú – Jasper hizo ademán de salir - ¿Alice?



- ¿Sí? – la voz de la princesa sonaba emocionada



- Eres la princesa más torpe que he conocido – dijo Jasper con una risita y una enorme sonrisa que Alice no pudo ver.



Jasper salió de la habitación y Alice se tiró a la cama feliz, simplemente feliz.



Rosalie iba caminando por el pasillo después de haber salido de la biblioteca cuando alguien le tapó la boca con una mano mientras que con la otra esa persona le daba una rosa. Rosalie se volteó para encontrarse cara a cara con su prometido sonriéndole.



Tomó la rosa de la mano de Edward y éste tomó su mano de manera que ambos caminaron por el pasillo juntos hasta llegar a la habitación de ella. Antes de entrar besó a Edward y acarició su pecho mientras lo hacía.






- Buenas noches, Rosalie


- Que descanses Edward – Edward se dio la vuelta pero Rosalie lo tomó de la mano – ya quiero que llegue el día de nuestra boda.

- Yo también Rosalie, más que nada en este mundo, sólo hay que conseguirle novia a mi hermano – Dijo Edward.

- Entonces Hazlo pronto – Rosalie le dijo y cerró la puerta.

Se apoyó en ella y suspiró, ya estaba harta de esta farsa.

Emmett vio a Rosalie salir de la biblioteca. Se acercó a la mesa donde ella había estado leyendo y tomó entre sus manos el libro que ella había leído minutos antes. Lo abrió y de una de las páginas salió una nota. Emmett la leyó, cerró el libro, hizo bolita la nota y la tiró al piso. Salió de la biblioteca y se dirigió a su habitación.

Bella no tenía nada que hacer, estaba leyendo a uno de sus escritores favoritos cuando oyó que Edward entraba a sus habitaciones.

Edward entró a sus aposentos con una feliz y radiante sonrisa. Se sentó en la cama y miró debajo de la jarra, como siempre estaba la contestación de la nota que había dejado en la mañana.


El mundo no es como uno lo espera, pero siempre es mejor hacer las cosas que puedan mejorar un poco nuestro mundo.


B.

Edward se sorprendía cada día más con esa joven tan inteligente y suspicaz. Generalmente siempre hablaban de temas muy filosóficos y Edward esperaba con cierta expectativa lo que Bella le contestaría.


Se sentía intrigado por la manera de pensar de la chica, no parecía que esas notas las escribía una simple sirvienta. Se preguntó si estaría despierta. Seguido más por un impulso que por sí mismo, se acercó a la puerta y tocó.


Bella se apresuró a abrir la puerta rogando a Dios que no hubiera hecho nada malo.


- ¿se le ofrece algo su alteza?


- En realidad quería saber como es que una simple sirvienta conoce tanto del mundo – Edward estaba recargado, con los brazos cruzados sobre el pecho, en la pared


- No juzgue nunca a un libro por su portada su alteza – le dijo Bella un tanto herida por su comentario. – si no se le ofrece nada, le deseo buenas noches.


Bella cerró la puerta. A veces se preguntaba si el príncipe que estaba detrás de su puerta era el mismo que el que le dejaba las notas en la ropa.


AQUI LES DEJO UN PEQUEÑO ADELANTO...

- Esme, ya acuéstate mi amor – le pidió el rey a su esposa.


- Es que no puedo, en serio no puedo – Respondió Esme nerviosa.


Entonces se asomó por la ventana y, con la luz de la luna, vio dos figuras caminando hacia el castillo. Una, estaba segura de que era Emmett, y la otra no podía distinguirla, entonces la otra silueta se movió y Esme vio relucir ese cabello dorado y su corazón se emocionó al ver que se besaban.


Claro que era Tanya, por fin su hijo había decidido abrir los ojos.

______________________________________________________________________________

HAAAAA!!! AHORA RECUERDO PORQUE PUBLIQUE ESTA HISTORIA... ¡ES DMS EMOCIONANTEEE! AUNQUE NO CREO QUE TANYA FUESE LA QUE SE BESABA CON EMMETT... MMNNN... ¿USTEDES QUE OPINAN?... DEJEN UN LINDO COMENTARIO PARA ASÍ SABER SU OPINION!
BESOS! ♥

Gracias Ari por el premio ♥

Reglas:

01) Agradecer a quien te lo dio.

A el blog de ARIUSK siempre nos tiene en cuenta y la verdad muchas Gracias por todo tu apoyo =) nos alegramos mucho conocerte y esperamos q sean por mucho tiempo mas


02). ¿Que te gusta de su blog?

el diseño es muy calido y tb sus histoias son asombrosas se las recomiendo incondicionalmente q visiten =)



English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Seguidores

Sisters

adifferentworldforgirls

Afiliame

Fanfics
Fanfics