Horarios de Publicacion

**Horario sujeto a Cambios** Miercoles: Los Reyes Cullen..................................... Jueves: Odio x Amor..... Sabado: Sorpresas de la Vida y Ones-Shots...................... ¡DISFRUTENLO!

Administradoras

Mi foto
DaneFals97♥
Me llamo Daneska Fals, vivo en venezuela, valencia, tengo 13 años, signo leo, cumplo en 8 de el 8 (agosto) soy muy loca y rara segun mis amigos (ojo no soy anti-social sino lo contrario) pues yo prefiero leer a ver tv, dormir en ves de salir y cosas así que no van dentro de lo comun! XD.. adoro pasar tiempo con mis amigos y familiares. estar en la compu, leer y escribir, me fascina sobremanera cuando me llega una rafaga de inspiracion (mucha de ella basada en Edward o Jake XD..) gracias por visitarme y estar un rato en mi loka compañia! =)
Ver todo mi perfil

A través del Océano

A través del Océano

Ella Marca La Diferencia

Ella Marca La Diferencia

Los reyes Cullen

Los reyes Cullen

ODIO X AMOR

ODIO X AMOR

Sorpresas de la Vida

Sorpresas de la Vida

Comentarios Recientes

Crédito

Gracias a el blog "Brndhuu Gallery" por el fabuloso diseño =)
sábado, 28 de agosto de 2010

Por Ti

Disclaimer: Los personajes pertenecen a L.J Smith y Stephenie Meyer y el  Ones-Shot es completamente de la autoria de de nuestra amiga IRIS...


Este  Ones-Shot esta concursando aqui que les agradeceria que votaran por ella =) yo vote ya ingresa aqui para votar





Malditos fueran Stefan y Elena, malditos todos los habitantes de aquel maldito pueblo. Me había visto obligado a salir de Mystic Falls; con lo puesto. Me vi obligado a subir al primer avión.


¿Dónde se dirigía? Eso era lo que menos me importaba, pero este maldito lugar sin duda no era el que habría elegido para pasar una temporada. Un sitio en el que rara vez brillaba el sol, aunque tuviera que ocultarme durante las horas de más esplendor por el brillo característico de la piel de los vampiros; me gustaba poder sentirlo alguna vez sobre mí.


Este sitio tiene el poder de deprimir hasta a alguien como yo, que la única preocupación que tiene en la vida es encontrar la siguiente comida. No había posibilidad alguna de cazar en este paraje; como no fuera a un puma.


¿Cómo ha podido mi hermano, alimentarse de animales durante tantos años? —me preguntaba mientras vagaba por el bosque, aburrido de muerte, cansado de perseguir gacelas y ciervos, cuando las presas que quería seguir eran otras.

Mujeres de largas piernas, labios jugosos, y cuellos suaves con las que poder jugar un rato antes de… Si cerraba los ojos podía imaginarme en un lugar soleado, con una hermosa dama al lado, con la cual divertirme, antes de probar su elixir de vida, su dulce sangre.

Demonios, pero no estaba tumbado en ninguna playa desértica, con una bella fémina de la que disfrutar. Estaba en Forks, pueblucho de mala muerte, donde llueve todo el tiempo y la espesa capa de nubes no deja pasar un solo rallo del astro rey.

Me había divertido en Mystic Falls, controlando la naturaleza, haciendo oscurecerse el cielo haya donde fuera, pero después de dos meses en este remoto lugar, ya me sentía asqueado.

No podía volver, Stefan me lo dejó bien claro. Si aparecía de nuevo por allí, me perseguiría hasta cazarme sin tener en cuenta que fuésemos hermanos. Sin importar que colaboré para salvar aquel maldito pueblucho. “No puedes seguir alimentándote de humanos Damon”, —me habían acosado continuamente mi hermano y Elena con la advertencia de que no podrían hacer nada si me descubrían, “esas chicas son demasiado jóvenes e inocentes Damon”, —me repetían una y otra vez.

Desistí de seguir intentando atrapar a esa gacela. ¿Cómo era posible que aquel jodido animal, corriera más rápido que yo? Yo soy un vampiro. Los de mi raza somos los reyes en la cadena alimenticia.

Me encontraba bastante debilitado por la falta de sangre humana, tenía que deberse a eso, no había otra explicación.

Cansado de deambular por el sombrío bosque, me recosté en el tronco de un árbol.

Mi desarrollado sentido del oído, captó un extraño sonido. Ladeé la cabeza para poder escucharlo mejor. Entrecerré los ojos. Era un latido. Pero algo… diferente al de un humano, más rápido, distinto. La curiosidad ganó y dejando a un lado la apatía que me había acompañado durante los días que llevaba en este remoto pueblo, caminé siguiendo aquella maravillosa melodía.

Anduve durante al menos media hora. Llegué a un claro sembrado de flores de colores. Un paisaje idílico para morir. Sonreí anticipándome al manjar que estaba seguro seria probar al dueño de aquel aleteo que se había convertido en música para mis vampíricos oídos conforme me fui acercando.

Una tenue brisa se levantó trayendo hasta mí el más dulce aroma que había tenido nunca el placer de disfrutar. Tenía que ser una mujer.

Me sentí ansioso por ver a la dueña, de ese delicioso olor, de ese melodioso sonido que llenaba mis sentidos. Mi cuerpo se tensó al verse invadido por sensaciones de las que nunca antes me había percatado.

Me acerqué muy lentamente y allí estaba ella.

La visión de la criatura más fascinante que había visto, fue como recibir un golpe en el pecho que me cortó el aire que, aunque no necesitaba para vivir, logró que me sintiera asfixiado, asustado.

Aún no era mía, y ya me sentía aterrado de perderla. ¿Qué me estaba pasando? Era una locura. Yo nunca había necesitado a nadie en mi larga vida. ¿Por qué iba ahora a precisarla a ella?

Por qué ella es única, —una vocecita gritó en mi cabeza.

Aún cuando la criatura permanecía con los ojos cerrados, sabía que esos parpados escondían dos pupilas de color único, así como su cremosa piel también lo era. Su pelo, del color del caramelo, con vetas más claras en algunas zonas, estaba suavemente ensortijado. Si su tacto era igual que su vista, cuando lo enredara en mis dedos, me parecería algodón; y estaba seguro de que lo haría.

La angustia, sentimiento que jamás había conocido, me decía que no podría apartarme de ella sin morir de pena, de dolor. Mi cuerpo, que había estado muerto desde hacía tantos años, resucitó como si hubiera vuelto a nacer, con la sola visión de la hermosa criatura.

¿Qué pasará cuando sus parpados se abran y me vean? La idea de un rechazo me atormentaba, y aún no había escuchado su voz, no había tocado su piel, ni había enterrado mi rostro en su cabello.

Me acerqué un poco más, para percibir el suave ronroneo que era su tranquila respiración mientras dormía. Su intensó aroma volvió a golpearme, desatando una oleada de pasión tan intensa que cada uno de mis músculos dolió.

La maravillosa criatura, abrió un parpado, mostrando que sus iris eran tan brillantes y luminosos como había imaginado.

Lejos de huir asustada, su perfecta boca esbozo una amplia sonrisa igual de luminosa que su mirada.

La miré embobado; casi con la boca abierta.

Mi niña amplió aún más su preciosa sonrisa y sus labios se movieron una vez más para producir el sonido más melodioso, más musical que había escuchado nunca.

—Hola –sonó como si los ángeles bajaran y tocaran sus arpas a nuestro alrededor.

Mi lengua inhumana, que se habían burlado tantas veces de las ingenuas mujeres a las que había seducido, se quedó paralizada; no supe que decir, que hacer.

¿Debía moverme y acercarme más a mi ángel? ¿Debía ser yo el que saliera huyendo? Pues con cada segundo que pasaba cerca de ella, más se apretaba el nudo que me ataba a su lado.

Si no me apartaba ahora de ella, si pasaba un solo minuto más observándola, no habría fuerza humana, o inhumana que me apartara de su lado.

Desoyendo las advertencias que mi instinto, en el que siempre había confiado, me hacía, caminé despacio hasta llegar junto a mi niña.

—Hola –mi voz que siempre sonó segura, firme, en esta ocasión fue casi un susurro inaudible.

Pues de cerca mi niña, era aún más perfecta, más preciosa, más única. Me sentía tan maravillado, que mis ojos no podían apartarse de ella, de su boca, de labios rosados, carnosos, sus dientes tan blancos como la nieve, sus orbes de color chocolate.

—¿Qué haces aquí? –Preguntó mi ángel.

Su pregunta me recordó que ella estaba sola allí, expuesta a cualquier peligro, pues aunque había algo extraño en ella, sin duda su corazón humano latía, lo cual la ponía en una situación inferior; lo que provocó en mí un absurdo enfado. Tensé la mandíbula aguantando la necesidad de hacerla prometer que jamás volvería a salir sola al bosque.

—¿Quién eres? –pregunté en cambio.

Oh Dios, Damon –me dije. Sin duda Stefan disfrutaría con esto. Yo, el vampiro sanguinario, que había dejado tras de sí, un reguero de muertos, y otro puñado de sexys vampiresas cabreadas por perder mi atención, estaba perdiendo el juicio por una dulce niña con la que solo había cruzado un par de miradas y las mismas palabras.

—Soy Nessie –respondió mi ángel.

Me acerqué más a ella, embriagado por su perfume.

Nessie se incorporó y su pelo ondeó esparciendo más de su maravilloso aroma.

—Eres un vampiro –declaró sorprendiéndome.

—¡Qué! –exclamé atónito. ¿Cómo podía saber eso?

—Lo sé, yo también lo soy –confesó dejándome aún más estupefacto.

No era posible. Podía escuchar el bombeo de su corazón. El sonido era distinto al de otros, pero un latido al fin y al cabo.

—Sí, ya lo sé –continuó rodando sus bellos ojos en señal de fastidio –mi corazón late—. Soy mitad vampiro, mitad humana. Mi madre, Bella, aún era humana cuando yo nací. Y no, no soy la única, hay algunos más como yo.

Contó todo con naturalidad, como si no estuviera hablando con un extraño, como si confiara en mí, lo que hinchó mi muerto pecho de un sentimiento que nunca antes había conocido. ¿Sería eso el amor?

Por si aún me quedaba alguna duda de lo maravillosa que era la criatura que tenía delante, mi niña se puso frente a mí, cogió mi mano y la llevó a su pecho, donde la colocó encima de su órgano vital.

No necesité nada más para convencerme de que era ella, la única, la que haría resucitar al hombre que había muerto hacía ya tantos años, por la que quería volver a nacer, ser otro, dejar atrás todo el horror que había causado a mi paso, arrodillarme si era necesario, para suplicar perdón, para ser merecedor del amor de tan magnífica criatura.

Mi mirada no abandonó la suya, mientras que acerqué mi boca a los pétalos de rosa que eran sus labios, que se abrieron como una flor en primavera para recibir mi lengua en su dulce interior, que exploré a placer, emborrachándome de su sabor.

—Abrázame –susurró, sujetándose a mis hombros, clavando sus pequeñas unas en mi dura piel, como si ella también se sintiera consumida por las virulentas emociones que me arrastraban a un torbellino del cual no quería salir, en el que quería lanzarme de cabeza con ella, solo por ella.

—Siempre mi niña –la tomé en mis brazos con toda la delicadeza de la que fui capaz, sintiéndome torpe, indeciso, como si fuera el primer beso, la primera chica, el primer amor.

—Apártate de ella –un gritó resonó en el claro espantando a una bandada de pájaros, que alzaron el vuelo tan aprisa que dejaron atrás sus plumas, las cuales revolotearon hasta llegar al suelo.

Me giré a ver al dueño de aquella voz dura, sin soltar a mi ángel, protegiéndola con mi cuerpo de cualquier peligro.

—Tío Emmett –saludó Nessie forcejeando entre mis brazos para que la soltara—. Él es… —me miró avergonzada por no saber mi nombre. Sus preciosas mejillas se pintaron de un delicioso color rosado.

—Damon –dije dando un paso hacía el visitante al no percibir ninguna intención amenazante por su parte.

—Emmett –dijo el tipo apretando los dientes, mientras cogía a mi niña por un brazo, apartándola de mí.

—Tío yo…—Nessie trató de explicar la escena que Emmett acababa de interrumpir. Contarle como se sintió con solo mirar a Damon, decirle que aunque le acababa de conocer ya le amaba. Emmett con su mal genio habitual, no quiso escucharla.

—A casa Nessie –antes de acabar la frase, otros dos hombres aparecieron en el claro, poniéndome en alerta.

—Nessie –gritó otra voz. El tono era similar al de mi ángel, con lo que supuse que se trataba de su padre. Todos eran vampiros. Lo que me dejó más claro aún, por qué Nessie había sabido distinguirme de un humano común.

—Aléjate de ella –bramó propinándome un empujón, del que no me defendí y por el que acabé empotrándome contra el enorme tronco de un árbol, que como no; también destrocé.

Mi ángel corrió hacia mí. Los tres hombres le bloquearon el paso, cual muralla de acero, impidiendo que ella pudiera acercarse.

—Papa –rogó Nessie con voz lastimera –le quiero –dijo, consiguiendo con su declaración que mi corazón muerto volviera a sentir.

—Nena que estás diciendo, es un vampiro—. Mira sus ojos Nessie; su dieta no es como la nuestra.

Me avergonzó que mi niña supiera de las aberraciones que había cometido.

—Cambiaré –dije –lo haré por ella… por favor –no me importó rogar, solo quería estar cerca de ella, de mi ángel.

—Papa –volvió a repetir Nessie suplicante, extendiendo sus pequeñas manos en el pecho de su padre.

Aunque no podía verla con claridad, pues los tres hombres me lo impedían, sabía que sus ojos estaban llorosos, que un miedo atroz la consumía, el mismo que me carcomía las entrañas al pensar que me alejarían de ella.

—No te perderé de vista, ni un solo instante, —siseó el más grande, al que Nessie llamó tío Emmett, cuando el padre sacudió la cabeza en señal de derrota.

—Si alguna vez le causo algún daño… hacedme pedazos –pedí. Y lo hice sinceramente, pues antes prefería acabar con mi existencia, que dañar un solo cabello de mi ángel.

Los tres vampiros se apartaron y mi niña se lanzó a mis brazos, que la recibieron como el tesoro que representaba para mí.

—Por ti mi amor –le dije pegándola a mi pecho, meciéndola al son de los latidos de su corazón. 



-----------------------------------------------------------------

Buenos chicas espero que les halla gustado se que esto le toca a Danii pero sigue enferma.. Asi que yo les traigo este shoot con la autorización de IRIS para publicarlo... Yo ame este porque es algo nuevo donde se mezclan dos sagas q me encanta y diosss Damon ♥ que es belloooo y me encantaria compartirlo con ustedes =) DENJEN COMENTARIOS PARA IRIS y entre en su blog que sus historias son de ellas y son fantasticas te atrapan siempre :P... Y gracias a Iris por dejarnos compartir este shot con ustedes ♥

2 comentarios:

Iris dijo...

Gracias Karlita!!!

Perdón por la tardanza, fui a la piscina con mis peques y llegué ahora mismo.

Muchas gracias eres un SOL. De verdad que no se como agradeceros lo bien que os portáis conmigo, todo lo que hacéis por mí.

Un besote grande.

Andreina dijo...

Hay la hsitoria esta linda la verdad que esta adaptación no la habia leido nunca y juntas the vampires diaries y crepusculo e slo maximo jaja me da risa lo primero cuando empieza maldecir pobre y que lindo fue amor a primera vista felicidades a la creadora ya vote por ti

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Seguidores

Sisters

adifferentworldforgirls

Afiliame

Fanfics
Fanfics