Horarios de Publicacion

**Horario sujeto a Cambios** Miercoles: Los Reyes Cullen..................................... Jueves: Odio x Amor..... Sabado: Sorpresas de la Vida y Ones-Shots...................... ¡DISFRUTENLO!

Administradoras

Mi foto
DaneFals97♥
Me llamo Daneska Fals, vivo en venezuela, valencia, tengo 13 años, signo leo, cumplo en 8 de el 8 (agosto) soy muy loca y rara segun mis amigos (ojo no soy anti-social sino lo contrario) pues yo prefiero leer a ver tv, dormir en ves de salir y cosas así que no van dentro de lo comun! XD.. adoro pasar tiempo con mis amigos y familiares. estar en la compu, leer y escribir, me fascina sobremanera cuando me llega una rafaga de inspiracion (mucha de ella basada en Edward o Jake XD..) gracias por visitarme y estar un rato en mi loka compañia! =)
Ver todo mi perfil

A través del Océano

A través del Océano

Ella Marca La Diferencia

Ella Marca La Diferencia

Los reyes Cullen

Los reyes Cullen

ODIO X AMOR

ODIO X AMOR

Sorpresas de la Vida

Sorpresas de la Vida

Comentarios Recientes

Crédito

Gracias a el blog "Brndhuu Gallery" por el fabuloso diseño =)
miércoles, 9 de marzo de 2011

Los Reyes Cullen

Disclaimer: Los personajes son de SM y la historia de Daya Hale


Capítulo 16.




Emmett se dio la vuelta y una oleada de alivio lo cruzó de pies a cabeza. Su hermano estaba vivo, y no podía estar agradecido por nada más en ese momento.



- ¡Dios estás vivo!



- Sí, desde hace 22 años – respondió Edward un poco sarcástico – Emmett sé que estás enojado conmigo y tienes toda la razón en estarlo, actué demasiado mal, contigo y con Alice.



Emmett miró a su hermano detenidamente. Sí, estaba aliviado de que no estuviera muerto, pero aún estaba sentido con él.



- ¿Sabes qué fue lo que más me dolió? No fue que te preocuparas por ser un buen rey, lo que me dolió fue ver como dejabas de confiar en mí y ya no me decías nada – Emmett comenzó – y luego dejaste de hablarme, todo se volvió más importante que yo. Después de todo lo que compartimos Edward, todas las travesuras en las que nos metimos y de las que salimos juntos. Todas esas veces que nos tuvimos el uno al otro. La primera vez que nos emborrachamos, que nos quedamos dormidos en los establos – Edward rió al recordarlo – la noche en que te acostaste con una mujer por primera vez, que tuve que sacarte de su cama antes de que papá te encontrara donde no debías. ¿A dónde fue todo eso Edward?



- Yo…no sé que decirte hermano, siempre estuviste junto a mí y yo…yo no estuve a tu lado todos estos años, Emmett no sabes como lo siento, no sabes lo que daría por recuperar esos momentos perdidos – se lamentó Edward.



- Ya es tarde Edward – Emmett se acercó a la puerta.



- Emmett ¿no podemos intentar recuperar el tiempo perdido?



- No lo sé hermano – Emmett abrió la puerta y salió de la habitación.



Edward se quedó ahí parado por unos instantes, quizá no había arreglado las cosas con su hermano, pero por lo menos le había dirigido la palabra.



Bella siguió con su día evitando pensar en lo que había hecho esa noche, ¿qué le diría a Edward? ¿Debería de decirle la verdad? No lo sabía, quería que dejaran de engañarlo, pero no podía imaginarse a su príncipe sufriendo semejante decepción.



Subió a la habitación de Alice y la princesa estaba radiante, de hecho ya no había día en que estuviera triste, no desde que Jasper le había declarado sus sentimientos.



- ¿Cómo dormiste?



- Muy incómoda – respondió la princesa



- Sí, lo noté – Bella comentó y ambas rieron



- Ay Bella, nunca había sido tan feliz además hoy vino mi mamá a hablar conmigo y no sé que le pasó pero está muy cariñosa conmigo.



Bella sonrió, Alice era feliz y ella se lo merecía más que cualquier otra persona en este mundo. Cuando acabó de arreglar a la princesa, regresó a su pequeña habitación, no tenía ya nada más que hacer así que se sentó a leer…otra vez Roméo y Julieta.



Edward entró a su habitación un tanto confundido, apenas era mediodía y ya estaba abrumado por tantas cosas, no había visto a su prometida, Emmett ya había hablado con él, pero no había mejorado nada y lo de haber despertado con Bella a su lado aún lo tenía muy confundido. No entendía por qué se había dejado llevar por los besos y caricias de Bella.



No entendía cómo había podido sucumbir al deseo que se había apoderado de él una vez que ella había comenzado a besarlo. Y es que no sólo era lo físico, sino lo que comenzaba a sentir por Bella lo que más lo confundía, ella era una sirvienta (y a él no le importaba en lo más mínimo) y él estaba comprometido y amaba a Rosalie…o hasta ese momento lo creía.



Bella entró a la habitación del príncipe, al verlo sentado en la cama decidió regresar a su habitación, pero Edward la detuvo del brazo y la volteó hacia él. Bella miró esos insondables ojos verdes y casi se desmaya. Mientras que Edward no podía hacer nada para evitar ahogarse en esos ojos cafés.



- Tenemos que hablar Bella – le informó el príncipe.



- Edward, yo lo lamento…en serio yo no quería que… - él le puso un dedo en los labios.



- Claro que lo querías, lo hiciste a conciencia, pero quiero saber qué te llevó a actuar de ese modo – le pidió el príncipe.



- Yo…no puedo decírtelo – murmuró Bella al borde de las lágrimas.



- Claro que puedes así que dímelo.



Bella negó con la cabeza y las lágrimas comenzaron a salir de sus ojos sin control. Edward la atrajo a sus brazos y la abrazó, Bella escondió su cabeza entre los pliegues de la camisa del príncipe. No podía, no podía decirle nada, no soportaría ver el sufrimiento en su mirada.



Edward la mantuvo abrazada hasta que ella dejó de llorar, y el tener que separarse de ella se le hizo insoportable.



- Bella, te ordeno que me digas por qué – demandó el príncipe – pero ahora que recuerdo me quitaste la botella y no me dejaste beber de ella, ¿fue por eso? ¿no querías que bebiera el vino?



Bella asintió con la cabeza sin poder soportar la situación.



- ¿Por qué?



Bella negó de nuevo, no podía decirle nada. Aunque fuera lo mejor ella no quería verlo sufrir.



- Bella dímelo



- No…no puedo



- Sí puedes, dímelo



Pero Bella era necia y si decía que no le iba a decir nada, no le diría nada.



- ¡Bella dímelo en este instante!



- No



- Bella…



- ¡porque estaba envenenado! – gritó la muchacha y luego se tapó la boca con las dos manos.



Se dio la vuelta pero Edward la detuvo nuevamente.



- ¿Qué estás diciendo?



- Edward…Rosalie te engaña – la muchacha comenzó – con…con Emmett – y una vez que abrió la boca no pudo parar – ellos quieren matarte Edward, para convertirse en reyes.



- No…no es cierto – murmuró Edward.



Claro que no era cierto, Rosalie lo amaba y no se atrevería a engañarlo, mucho menos con su hermano.



- Compruébalo tú mismo Edward, en la noche ve a la habitación de Emmett y lo verás – Bella entró a su habitación nuevamente.



Edward se quedó de una pieza después de que Bella se fuera. ¿Qué demonios había sido eso de Rosalie, Emmett y el veneno? Edward no podía creer que lo que decía Bella era cierto. Rosalie no sería capaz de engañarlo, ella era una princesa digna que no haría nada por el estilo.



Pero por otro lado ¿qué ganaba Bella al mentirle?



Alice estaba en su habitación leyendo unos poemas, cuando la puerta de su habitación se abrió. Ella no necesitó alzar la mirada para saber quién había entrado. Menos aún cuando unos brazos la abrazaron y unos suaves labios se posaron suavemente en su cuello.



- ¿Estás tú tan adolorido como yo? – le preguntó Alice a Jasper riendo.



- Sí, pero fue una de las mejores noches de mi vida – le respondió su prometido volteándola hacia él - ¿qué aventura tienes planeada para hoy, princesa mía?



- No lo sé – Alice fingió pensar - ¿qué tanto peligro habrá si caminamos juntos por el jardín tomados de la mano?



- El único peligro que corres es que yo te coma a besos – Jasper contestó mientras besaba su mano.



- Genial, entonces vamos.



Alice casi arrastró a Jasper al jardín. Al llegar, la princesa se sentó en los pastizales que además también tenían flores silvestres. Jasper se sentó junto a ella y la abrazó.



- Te amo – susurró la princesa.



- Te adoro, mi pequeña princesa aventurera



Jasper besó a Alice y poco a poco la fue acostando sobre el pasto mientras se colocaba sobre ella lentamente, evitando que ella soportara su peso. Alice acarició la espalda de Jasper mientras él la besaba.



Se separaron unos momentos y se sonrieron el uno al otro con amor y volvieron a besarse. Jasper se apartó de su princesa, cortó una flor y la fue pasando lenta y suavemente sobre la piel de su prometida.



- ninguna flor es más hermosa, más fragante o más suave que tú – Jasper le dijo y le dio la flor en la mano.



Alice se levantó poco a poco y alcanzó los labios de su prometido con los suyos y lo besó dulcemente. Instantes después era ella la que se encontraba arriba de él. Y nada los hubiera sacado de su encanto en esos momentos.



Bella fue con la señora Weber, la habían mandado llamar nuevamente y esta vez Bella iba resignada a que perdería su empleo, seguro Edward ya había ido a decir que ella estaba diciendo puras mentiras.



- ¿Deseaba verme señora Weber?



- Así es Bella, me acaban de informar que el príncipe Jacob de Alemania viene a pasar algunos días aquí – le dijo la señora Weber a la chica – y pues, ya hablé con Jessica y Angela, las dos van a regresar a las habitaciones de Jasper y Emmett ¿podrías encargarte tú de las de Edward y Jacob?



¡no! Así no iba a poder escuchar los planes de Rosalie y de Emmett y ella tenía que evitar a cualquier costo que ellos le hicieran algo a Edward, ella no los dejaría matarlo. Primero tendrían que matarla a ella.



- A decir verdad señora Weber, la verdad es que ya me acostumbré a las habitaciones de los príncipes y pues, me gusta arreglar sus habitaciones – respondió Bella - ¿no podrían ellas atender al príncipe Jacob?



- Pues yo supongo que sí pero ¿Bella no crees que estás trabajando demasiado? Digo, encargarte de tres habitaciones y aparte ir con la princesa Alice, debes de estar agotada muchacha.



- No, disfruto mucho mi trabajo señora Weber, es lo mejor que puedo hacer – respondió Bella.



- Bueno, tienes toda la razón en eso, entonces quédate tú con esas tres habitaciones.



- Se lo agradezco mucho señora Weber.



Bella salió y subió a su habitación nuevamente, aunque pensándolo bien, fue a las lavanderías, ahí había menos posibilidades de ver a Edward.



Rosalie llevaba casi todo el día en su habitación, andaba dando vueltas de un lado al otro completamente nerviosa ¿qué había pasado con Edward? ¿Por qué Emmett no subía a verla? ¿qué demonios pasaba?



En ese momento Emmett entró y corrió a abrazarla, ella se aferró a él completamente sorprendida.



- ¡Está vivo! ¡Está vivo!



- ¿y por eso estás tan alegre?



- Claro, no podría vivir con la idea de haber matado a mi propio hermano – Emmett respondió y Rosalie lo miró con una ceja levantada. – Rose ¿no lo entiendes? Edward es mi hermano, no podemos matarlo.



- ¡¿Qué? ¿Y entonces qué? ¿Vas a dejar que me case con él? ¿Te vas a ir con Tanya a España?



- Claro que no mi amor – Emmett la besó – te amo, ya encontraremos la manera de estar juntos sin tener que ocultar nuestro amor. Podremos criar a nuestro hijo juntos, como debe de ser.



Rosalie miró a Emmett como si éste se hubiera vuelto loco ¿qué pasaba con eso de ser reyes? Ella no se iba a conformar con un simple título, ella quería ser reina. Y quería que su hijo creciera sano y feliz y luego se convirtiera en rey.



- ¿Emmett te sientes bien?



- Sí mi amor, de maravilla – Emmett la besó de nuevo – es sólo que tendremos que cambiar un poco los planes.



- Emmett tú no entiendes ¿o qué? No hay otro plan, habíamos acordado matar a Edward para pasar directamente al trono y debemos hacerlo pronto o todos comenzarán a darse cuenta de que estoy embarazada. Además está la amenaza de Tanya.



"La amenaza de Tanya" eso le había dado una idea a Emmett, pero con ella sólo resolvería un poco el problema. Él ya no deseaba tanto el trono, no si la vida de su hermano estaba de por medio, pero sabía que Rosalie sí lo deseaba y haría lo que fuera por cumplir cada capricho suyo.



- No te preocupes tanto mi amor, yo solucionaré todo esto ¿de acuerdo?



- Claro que sí Em – Rosalie lo acercó hacia sí y lo besó.



Caída la noche Edward estaba en su habitación dando vueltas indeciso, ¿se atrevería a hacer lo que Bella le había sugerido? ¿Iría a la habitación de su hermano para probar que Bella no estaba en lo cierto? Pero, ¿y si, sí lo estaba?



"No debo de dudar de Rosalie, ella me ama" pensó Edward mientras se sentaba en la cama. "Confías en Rosalie, pero ¿y Emmett?" Edward no pudo con la tentación y se dirigió a la habitación de su hermano.



Bella también iba a la habitación de Emmett, solamente que ella iba por el pasillo de la servidumbre. Los dos abrieron ambas puertas en el mismo momento y los dos vieron la misma escena. Rosalie y Emmett besándose mientras se desvestían.



Bella miró a Edward con tristeza, y él no podía apartar la mirada de Rosalie y Emmett, cuando por fin lo hizo, cerró la puerta silenciosamente y se fue a su habitación, estaba completamente deshecho, no podía ser cierto, no podía. Se sentó en su cama e hizo el intento de no llorar.



- ¿Edward? – Bella entró tímidamente a la habitación - ¿te encuentras bien?



- ¿Desde cuándo lo sabías?



- Desde que me encargaron limpiar las habitaciones de los tres – respondió Bella – no te había dicho porque sabía que no me creerías y…



- ¿y qué?



- Y no quería verte sufrir – terminó Bella completamente sonrojada.



- ¿Por qué?



Esa es la pregunta que Bella sabía que no debía de contestar. Pero una parte de sí misma le insufló ánimos para decir lo que tenía que decir.



- Porque…porque…porque yo te amo Edward – respondió la chica.

_______________________________________________________________________________

O.O' Que tal? ahaha es un buen cap! :) ojala les haya gustado! Amo esta historia *-*
Besos

1 comentarios:

Citu dijo...

Que bueno que regresanron a publicar. Genial capituloun beso

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Seguidores

Sisters

adifferentworldforgirls

Afiliame

Fanfics
Fanfics